La Catedral de las Sílfides

siéntate a oír las historias del viento

Cómo hacer de tu manuscrito un libro – 2: Legalidades

1 Comment

Saludos a todos y bienvenidos a la segunda parte de este pequeño curso que quita el sueño y rompe las ilusiones de aquellos que creen que publicar un libro es fácil. Espero hayan encontrado útil la primera clase y tengan ganas de continuar, porque más allá de todas las piedras en el camino, lograr la meta es lo más reconfortante que he hecho en mi vida.

Si se la perdieron, la primera parte de este curso está esperándolos aquí: https://lacatedraldelassilfides.wordpress.com/2016/01/24/del-manuscrito-al-libro-1-preparar-tu-manuscrito/

Hoy hablaré sobre cuestiones legales, algo que yo odié profundamente tener que aprender por mi cuenta, con la esperanza de ahorrarles algo de sufrimiento.

Habrá dos partes en esta entrada: una que hablará sobre lo que involucra el arte ajeno y otra sobre lo que involucra directamente a nuestro manuscrito. Comenzaré con la primera.

Cuando creen su manuscrito puede que se percaten de que les faltan habilidades (a no ser que sean Da Vinci) porque un libro no es sólo texto. Necesitarán obligatoriamente la portada y, como opcionales, los inicios de los capítulos, dibujos interiores, un diseño específico para la numeración o un índice que deje huella en la memoria colectiva de la sociedad, etc.

En cualquier caso, necesitarán combinar su arte con el de alguien más. Para “La Palabra Perfecta” contraté a un dibujante profesional, para “Revolución Reign” me valí de mis años de diseño gráfico y la ayuda de mis amigos (kudos a ellos).

Pero supongamos que no saben de diseño, dibujo ni tienen amigos, lo cual no sería tan extraño porque los escritores somos bastante ermitaños. ¿Qué hacer entonces? Bueno, no entren en pánico porque aún tienen varias opciones.

La primera es apoyarse en la editorial. Muchas de ellas ofrecen el servicio del diseño de la portada o ponen dibujantes a su alcance (mínimo les darán el contacto), pero tengan en mente que muchas cobran un extra por ello y los diseños que ofrecen usualmente son estándares (recomiendo que revisen los libros publicados por su editorial elegida para ver si hay algún patrón básico para las portadas). Así que, veamos más opciones.

Amazon te ofrece la posibilidad de diseñar tu portada, también estándar, con el creador de portadas de su página web (aquí: https://kdp.amazon.com/help?topicId=A1DHGMW609HBI8&ref_=kdp_BS_cc&language=es_ES). De nuevo, las opciones son algo limitadas y estándares, pero ¡hey! es gratis.

Si desean continuar en la línea autodidacta, pueden buscar cursos o tutoriales de Corel Draw, Photoshop, Illustrator o un programa que aún no he probado pero no quiero dejar de mencionar, llamado Canva (http://ebookhermanos.com/canva-el-programa-para-hacer-portadas-de-libros-gratis/) que sirve específicamente para hacer portadas y, por lo que veo, parece muy fácil de usar y los resultados son buenos. Hay muchos otros programas (Picasa, Ribbet, etc.) pero no los conozco tanto y no deseo recomendarlos sin saber. Hice la excepción con Canva porque realmente parece muy bueno.

En caso de que deseen hacer la portada u otras cosas ustedes mismos, recuerden dos elementos clave: imágenes y tipografía. Ambas pueden tener copyright, por lo que deben basarse sólo en lo que ustedes mismos hayan creado (tengan en mente que en algunos países los edificios públicos tienen copyright, por lo que deben averiguar esto antes de hacer una fotografía a uno de ellos y usarla) o acudir a la parte “libre” de internet.

Eso último es muy fácil, sólo tienen que poner “imágenes/tipografías sin copyright” en google y disfrutar de las opciones. Muchos dibujan, toman fotografías o hacen diseños y dejan las imágenes a disposición de todos. Aprovechen esas fuentes. Yo para imágenes uso mucho pixabay (https://pixabay.com/) y para tipografías 1001 fonts (http://www.1001fonts.com/). En esta última, deben fijarse que la tipografía esté con la licencia Creative Commons, que es la que les permite a ustedes usarlas para fines comerciales (incluso modificándolas). Lo único que esta tipografía no autoriza es que la vendan o alquilen. Para saber si tiene esa licencia o no, fíjense en este ícono:

ss+(2016-01-30+at+03.18.00)

Ícono rosa = pago; ícono verde = libre para uso comercial.

De esta misma página las dejo una tipografía (libre) que yo utilicé en mis diseños en la que cada carácter es un símbolo. Todos los símbolos juntos forman una guarda que puede ser usada para bordes, detalles o lo que gusten. La tipografía trae un pdf explicándose, así que me ahorraré hacerlo yo. Aquí la tienen: http://www.1001fonts.com/opattfram01-font.html

Para instalar una tipografía en sus computadoras, deben copiar el o los archivos con la extensión “otf” o “ttf” y pegarlos aquí:

ss+(2016-01-30+at+03.23.02)

IMPORTANTE: No borren tipografías de esta carpeta, ni aunque no les gusten, a menos que la hayan instalado ustedes. Algunos programas usan ciertas tipografías que vienen por defecto en la computadora y, si las borran, podrían tener problemas.

Si usan una tipografía que ustedes bajan de internet, recuerden pasar el archivo al diseñador o editor a cargo para que la puedan utilizar también, caso contrario ellos la cambiarán (tal vez incluso sin darse cuenta).

Regresando un poco a las imágenes, en caso de que ninguna gratuita les guste ni tengan dotes artísticas, pueden recurrir a alguien que sí las tenga. Busquen artistas en DeviantArt (https://www.deviantart.com/) y vean sus estilos para ver si es lo que están buscando, luego pónganse en contacto con ellos y ofrezcan comprarles una imagen predeterminada o encargarles una según estén necesitando.

Recuerden hablar con su artista contratado sobre si quiere reconocimiento en la página de legales del libro, lo cual casi seguro que dirá que sí. Tomar una imagen sin autorización ni reconocimiento al artista es ilegal y el juicio que les pueden hacer no es cosa menor, así que manténganse del lado de la ley, siempre.

Por otro lado, si le piden al artista dibujarles algo, recuerden que símbolos, imágenes y personajes tienen copyright también. Si quieren que un artista les dibuje a Mickey para la portada de su libro, van a necesitar autorización legal no sólo del artista para usar la imagen, sino también de Disney. Recuerden que las empresas tras esos personajes famosos tienen mucho dinero para tirarle a los abogados y no dudarán en llevarlos a juicio.

En caso de no encontrar un artista que les guste o se ajuste al estilo que buscan, pidan asistencia a Don Google para encontrar a quienes tienen páginas oficiales o pregunten a sus amigos artistas por referencias, ellos siempre saben dónde buscar o conocen dibujantes increíbles.

 

Por último nos queda lo referente al registro de su propio manuscrito. Intentaré ser breve porque ya me excedí más de lo que tenía considerado sano.

Hay dos tipos de registro para una obra: la primera es para el libro publicado y la otra es para la obra inédita. La primera les servirá sólo si el libro lo publicarán ustedes mismos, cosa de la que hablaremos en futuras entradas, porque de otro modo se ocupará la editorial. Hasta ahora no he visto una editorial (que se respete al menos) que no ofrezca gratuitamente este servicio.

Tengan en mente que el proceso de registrar un libro tiene un costo. Argentinos, los precios están aquí: http://www.isbnargentina.org.ar/web/aranceles.html

Si deciden registrarlo como obra publicada, tengan presente que deben donar ejemplares a distintos organismos gubernamentales donde las copias se quedarán archivadas por siempre. En caso de que sean de Argentina como yo, pueden encontrar más información aquí: http://www.jus.gob.ar/derecho-de-autor.aspx; en caso de que sean de otro país, busquen “registro de propiedad intelectual” + su país en el google y revisen las páginas del gobierno que salgan. Usualmente responden mails rápido y atienden el teléfono en horario comercial. No explicaré en más detalle porque estas legalidades cambian de país a país y, según el contador de visitas, hay gente de cada rincón del globo leyendo esto.

Recuerden que si deciden hacer una re-edición de su libro, deben volverlo a registrar. El registro de propiedad intelectual no cubre la obra en sí sino la edición. Las editoriales saben esto y, repito, es un trabajo que ellos harán, pero no pierdan de vista este detalle si están autopublicándose.

La otra opción es registrar la obra como inédita, lo que significa que su manuscrito está protegido aún sin estar terminado o publicado. Muchos (incluyéndome unos años atrás) temen terriblemente que sus obras sean robadas y por eso desean registrarlo, como si fuese alguna especie de bautismo que salvará a tu libro de caer en manos infernales.

Para estas personas diré lo siguiente: robar un libro no es fácil. Aún si no lo tienen registrado, mientras haya pruebas de que ustedes son sus autores (recomiendo que de tanto en tanto se envíen el manuscrito por mail a ustedes mismos, como copia de seguridad mientras trabajan y para demostrar que ya estaba en su poder en cierta fecha) o tengan testigos que los hayan visto trabajando, pueden iniciar acciones legales contra quien esté usando sus palabras para hacerse rico.

Habiendo dicho esto, no hace falta realmente que registren su libro como obra inédita. Este registro dura un tiempo breve (usualmente un año) y deben pagarlo otra vez tras ese tiempo para poderlo mantener.

Si están en campaña de cazar editoriales, para lo que desean enviar una copia de su manuscrito a todo lugar asociado a una imprenta, pueden entonces registrarlo para prevenir problemas, aunque es poco probable que editoriales de renombre roben, o bien pueden enviarse una copia del manuscrito a ustedes mismos por correo y nunca abrirla. En caso de llegar al terrible final que involucra jueces y abogados, tendrán su libro con la fecha del sello postal avalándolos.

La mayoría de las editoriales y concursos, una vez que descartan un manuscrito, lo destruyen, por lo que no deben temer que caiga en malas manos.

Para estar seguros de que sus ideas no serán robadas, busquen referencias de personas que hayan trabajado con su editorial elegida o pregunten en su librería de confianza cuál es la imagen pública de dicha editorial, ellos siempre saben bien e incluso podrán hablarles de detalles como la calidad de los libros que salen de allí.

Y así llegamos al final de la segunda clase. Espero les haya gustado y sido de utilidad. La parte legal es muy complicada de entender (para mí al menos) y jugar a “prueba y error” con algo que sientes que te llevará preso es material para un libro de Edgar Allan Poe.

No teman que no es tan terrible y, con suerte, su editorial estará dándoles la mano a todo momento.

No dejen de preguntar, comentar, decir, criticar (constructivo) o pedir lo que quieran.

¡Hasta la próxima clase!

Ancient Forest

Advertisements

One thought on “Cómo hacer de tu manuscrito un libro – 2: Legalidades

  1. Muy buenas tus clases!!! Gracias por compartir tus experiencias 🙂

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s