La Catedral de las Sílfides

Ven a oír las historias del viento


2 Comments

Cómo hacer de tu manuscrito un libro – 1: Formato y estilo

Hola a todos y bienvenidos a una sección algo distinta de mi blog. La gente de Novelas Zero (http://novelaszero.blogspot.mx/) me pidió que hiciera una especie de curso del proceso editorial y sucede que me pareció una excelente idea, así que aquí está.

En total serán siete clases (a no ser que vayan surgiendo más ideas en mi mente o me las hagan llegar ustedes), en las que abarcaré todos los pasos que uno se encontrará desde que decide salirse de la inocente escritura como pasatiempo y adentrarse en el tenebroso ámbito profesional.

Desde los primeros pasos del manuscrito hasta la participación en presentaciones del libro, veremos todo lo que he aprendido a través de la vivencia de esta incomparable experiencia. Si tienen dudas, preguntas o quieren que hable de algo en particular, no duden en hacérmelo saber.

¡Empecemos!

Hace un tiempo tuve una pequeña duda y decidí consultarla con don Google. Lo que ocurrió entonces fue que aprendí una regla de la lengua española que desconocía y tuve que detener mi escritura, releer todo lo que tenía hasta entonces y corregir allí donde me había equivocado.

Luego de eso decidí no preocuparme mucho más, después de todo mi ortografía siempre había sido muy buena y yo sabía de la existencia de correctores profesionales que me asistirían cuando llegara el momento. Entonces, continué escribiendo. Gran error.

Cuando terminé “La Palabra Perfecta” consulté a varios de dichos correctores antes de lanzarme a las editoriales y descubrí, trágicamente, que cobraban barbaridades por su trabajo. Por supuesto que es dinero bien cobrado, corregir un libro toma muchísimo tiempo, pero para alguien como yo era un número muy grande. Tristemente no lloro perlas como las sirenas ni tengo una gallina de huevos de oro, por lo que tuve que acallar mi voz interna compulsivamente perfeccionista y atenerme a lo que me permitía una carrera artística en sus comienzos.

Averigüé entonces en qué consistía el trabajo de un corrector profesional y decidí hacerlo por mi cuenta. Por supuesto que no sería tan buena como uno de ellos y muchos errores se me pasarían, pero al menos podría mantener mis órganos internos fuera del mercado negro.

¿A qué viene esta historia? A que aprendí dos lecciones importantes que son las primeras que deseo transmitir:

  1. Esfuércense en aprender bien el español (o el idioma en el que escriban) junto a todas sus reglas desde un comienzo para prevenir tener que hacer correcciones tediosas. Si ya tienen mucho escrito, quiten la mitad del tiempo a escribir y dénsela a estudiar. Tengan en mente que muchas reglas idiomáticas cambian con cada nueva edición de la Real Academia Española (o la institución cultural a cargo) y, nos gusten o no, hay que adaptarnos.
  2. El trabajo de un corrector profesional toma tiempo, así que si tienen el dinero para enviarles sus escritos a uno (o conocen a algún amigo que lo pueda hacer como favor o por algún valor en especias), háganlo algunos meses antes de que quieran tenerlo listo. Mientras más errores tenga su redacción, más tiempo tomará el trabajo y más caro les saldrá. Los correctores usualmente piden una muestra de sus escritos antes de pasar un presupuesto, por lo que sabrán si escriben dando cabezazos al teclado o son académicos de la lengua castellana.

A continuación les dejo algunas cuestiones básicas para que vayan comenzando (o perfeccionando) sus auto-correcciones. No pondré todo porque esta entrada alcanzaría dimensiones bíblicas, por lo que los aliento a que compren libros o revisen páginas de internet de ortografía, gramática y ortotipografía para continuar el aprendizaje. Yo recomendaré algunas que me fueron de gran utilidad.

Con respecto al formato, usualmente las editoriales se ocupan de ajustarlo a sus propios estándares, pero también lo incluiré para que sus manuscritos tengan ese aire a profesional que invita a leer. Empecemos con eso.

 

Formato:

  • Elijan una tipografía fácil de leer. Puede fascinarles la Wingdings o atraerles alguna gótica (porque puede que combine con la historia), pero vayan a lo clásico. La Calibri viene por defecto en los últimos Windows, pero la mejor para textos largos sigue siendo la Times New Roman. Una tipografía sencilla y con serif como esta hará que el lector se pierda menos al terminar una línea y comenzar otra, además de que ayudará a que la vista se canse menos. El tamaño ideal es 12 y el color siempre debe ser negro (imprimir cualquier otro color hará que las imprentas cobren lo suficiente como para que sus editores los hagan llorar sangre).
  • No varíen tipografías en ningún momento a no ser que quieran que alguna línea en particular destaque (tal vez por estar escrita a mano por los personajes en un papel o ser una advertencia en un tétrico templo maldito). Usen las mismas variantes de las tipografías para resaltar lo que necesiten (negrita, cursiva, bold, light, etc.). Si quieren que los títulos de los capítulos sean distintos al texto, mantengan la coherencia o consulten con un diseñador gráfico. Esa combinación entre Helvetica y la tipografía de Barbie a ustedes les puede parecer bella, pero para las editoriales no será más que un trágico accidente.
  • USEN SANGRÍA. Dejaré más abajo instrucciones de cómo utilizarla apropiadamente. ¡Nunca la olviden! La estructura de un texto puede parecer irrelevante, pero es lo que marca la diferencia entre un lector distraído y uno compenetrado. Si la estructura invita a la lectura y la facilita, será más difícil para el lector encontrar una excusa para dejar de leer.
  • No usen interlineado. Servía para alargar inútilmente las monografías del colegio y que pareciera que tenían más hojas, pero en este rubro no es buena idea. Mantengan el estilo de Word sin espaciado. Las versiones más nuevas traen un espacio de 8mm por defecto, lo que se llama “normal”, que queda perfecto para dar aire en textos breves, pero no se utiliza en textos académicos ni literarios (para eso es la sangría).
  • El texto va justificado. En caso de que alguien recite un poema o cante una canción, pueden elegir centrar el texto para respetar las estrofas o líneas. Para citar textos, les dejo el siguiente enlace que explica perfectamente cómo ha de hacerse: http://www.ull.es/view/institucional/bbtk/Citar_texto_APA/es

 

Sangría:

ss+(2016-01-24+at+07.44.16)

Como ven, la sangría va siempre al inicio de cada frase, ya sea descripción o diálogo. Se hace con el tabulador (al lado de la Q) y, una vez puesta la primera, el enter les entregará una nueva línea con la sangría incluida. En caso de que la longitud de la sangría no sea de su agrado, pueden modificarla (no lo recomiendo), moviendo los punteros en la regla del Word.

Debería quedarles así si está correctamente ajustada:

ss+(2016-01-22+at+06.36.48)

Ortografía:

  • A la N sigue una V, a la M una B. Siempre. Ej.: Embaucar, envidia, envase, emboscada.
  • “Ay” es una exclamación de dolor, “ahí” indica lugar, “hay” viene de haber.
  • Echar (expulsar) no viene de haber, por lo que va sin H. Algo “hecho” sí lleva H.
  • “Así” va con tilde, sin H y con S. Tantas veces he visto este error que creo que hay alguien enseñándolo mal.
  • Los interrogantes (qué, quién, cuándo, cómo y dónde) llevan acento, todos ellos. En caso de usarlo fuera de una interrogación, las reglas varían. Apréndanlas.
  • “Aún” (sinónimo de todavía) va con acento. En todos sus otros usos, no. Ej.: “Él aún no sabe.” / “Aun corriendo a toda velocidad, nunca gano la carrera.” Regla fácil: si pueden reemplazar “aún” con un “todavía”, lleva acento; si el reemplazo no es posible, no lo lleva.
  • “Pero” lleva coma antes en algunos casos y en otros no. Me ahorraré la explicación dándoles este link que lo explica mejor de lo que yo podría: http://www.fundeu.es/recomendacion/pero-con-coma-usos-apropiados/
  • Hay muchas palabras o frases que vienen del latín y están mal dichas, pero tan ampliamente que la gente las usa sin cuestionarlas. Si van a usar una expresión en otro idioma, búsquenla de antemano, aunque estén seguros de ella. Un ejemplo es el muy conocido “motu proprio” que la gente pronuncia como “motus propio”. Les dejo el siguiente enlace para profundizar: http://www.foroseries.com/recursos-y-dudas/1882-terminos-correctos-print.html

 

Gramática:

  • Las siglas no tienen plural. Si quieren hablar de múltiples Reales Academias Españolas, sigue siendo sólo “RAE”, no “RAEs”, ni aún si las siglas vienen del inglés. En el caso de palabras como “ovni” que acabó convirtiéndose en palabra por sí misma, sí puede pluralizarse pero se debe escribir en minúscula.
  • Es “delante de mí” o “atrás de mí”, no “delante mío” ni “atrás mío”. “Alrededor nuestro” sí es correcta.
  • Los nombres no llevan artículo. “La María” debe quedarse para lo verbal (y aun así estará mal) y debemos llevar sólo a “María” o “José” a lo literario.
  • Les dejo esta tabla que he visto aparecer en mi Facebook varias veces. Espero les resulte útil:

10014598_270278989806762_1828589683_n

Ortotipografía:

  • Los puntos suspensivos son tres y siempre tres. No dos ni doscientos. No llevan espacios entremedio y se pueden hacer como un solo carácter con ALT+0133 (…) para que nos evitemos problemas con el formato a futuro.
  • Las exclamaciones e interrogaciones se abren y cierran. Es muy común que sólo las cerremos en el ámbito informal porque así ocurre en el inglés; sin embargo, el inglés cambia la estructura de la frase al comenzar una pregunta, por lo que es fácil para los angloparlantes saber cuándo se comienza una interrogación. En español dicho cambio no existe, por lo que debemos abrir los signos también.
  • Si un personaje se fue en vicio monologando y necesitamos poner un punto aparte pero sin cortar el diálogo, no se vuelve a abrir el diálogo, se usa este símbolo: » (ALT+175).
  • Los diálogos no están marcados por comillas (eso es en inglés) ni de este modo “Pepe dijo: Soy la encarnación de lo etéreo y el rey de lo incongruente”. La raya de diálogo a mí me resulta muy larga (—) pero es la correcta. Se hace con ALT+0151. Si son rebeldes como yo, usen el guion largo (–) que da Word por defecto cuando se le antoja (ALT+0150). Usualmente lo que hago es escribir con simples signos menos (-) y reemplazarlos todos con la herramienta “buscar y reemplazar” de Word al finalizar (porque es más rápido).
  • Para saber el modo correcto de abrir y cerrar diálogos (para intercalarlos con descripciones), visiten este link: https://es.wikipedia.org/wiki/Raya_(puntuaci%C3%B3n). Es muy largo para mí escribir todo, pero insisto en que abran ese enlace. La estructura del diálogo es difícil pero obligatoriamente la deben tener correcta. Es muy tedioso de corregir por lo que un corrector profesional pedirá sus almas como adelanto si ven que tienen esto mal. NO LO DEJEN PASAR.
  • Para profundizar en reglas ortotipográficas, les recomiendo la siguiente página: http://xcastro.com/articulos/propios/errores-ortotipograficos/

 

Y así terminamos esta primera entrada. Me divertí mucho escribiéndola, así que espero hayan disfrutado leyéndola (aunque sé que estarán gritando de frustración si descubrieron algún error que les tomará tiempo y trabajo arreglar).

Siéntanse libres de compartir esta entrada en sus propios blogs o en sus redes sociales si gustan de hacerlo, solo pido que mantengan el enlace a La Catedral de las Sílfides para que no se pierda mi autoría y la gente sepa dónde puede ver el resto del curso.

¡Gracias por leerme y hasta la próxima entrada!

~Ancient Forest

Advertisements