La Catedral de las Sílfides

Ven a oír las historias del viento


1 Comment

Un sonido para quebrar el silencio

¡Saludos, lectores! Tanto tiempo sin dirigirme a ustedes. Sé que muchas páginas recomiendan que uno se calle y trabaje en vez de dedicar tiempo a pedir disculpas por no haber subido nada por meses a su blog, pero yo no soy así. A mí me gusta ser personal porque, aunque a pocos de los que me siguen los conozco en persona, a todos los quiero por igual. Cada visita, cada comentario, cada “me gusta” es un beso a mi alma.

La buena noticia es que estos meses no estuve ni enferma, ni herida, ni mirando el vacío del universo. A principios de agosto me enteré de un concurso fantástico de la Fundación El Libro que me cautivó cual sirena a un marinero, y  me llevó a decidir que participaría a cualquier precio.

Así, todo agosto, septiembre y la segunda mitad de octubre la pasé trabajando en un libro que recopila todos los cuentos de los alas’arr (esa raza que yo inventé para mi mundo, Errantia) que había compartido acá, más todos los que tenía pensados y muchos más que creé en el momento. En total el libro acabó con 25 cuentos, un idioma nuevo y un sistema de escritura para acompañarlo y embellecerlo.

ss2016-09-25at07-54-34

Para los fans de las consonantes dobles, a RR (Revolución Reign) y PP (La Palabra Perfecta) se le suma SS (La Sabiduría en el Silencio). Ahórrense los chistes de nazis que esos ya me los hicieron.

Luego de trabajar como demente durante dos meses y medio para llegar al mínimo de caracteres que las bases del concurso exigía, pocas ganas me quedan de no ver publicado este libro. Gane o no, buscaré abrirle camino hacia su manifestación en papel el año que viene. ¡Estén atentos para saber más de esto!

“Pero, alto, Ancient Forest, dijiste ‘agosto, septiembre y la segunda mitad de octubre’; ¿qué hiciste con la primera mitad del mes de halloween?”

Bueno, durante esas dos semanas pasó algo que nunca creí que vería ocurrir tan pronto: puse ambos pies en Europa. Mucho tiempo pasé soñando con el día que eso ocurriría y el universo finalmente me habilitó esa parte del mapa para explorar y vivir aventuras. Fue la experiencia más increíble de mi vida y las cosas que vi y los lugares que visité se fundieron con mi alma y pasaron a formar parte de mi ser.

20161003_120249

Incluso conocí a Tyrion Lannister en Toledo. Era más callado de lo que esperaba, pero igual de encantador.

Muchas historias surgieron durante el viaje y siguen conmigo ahora, reclamándome que las escriba y haciendo fila pacientemente; y también muchas ideas sencillas e incompletas me sedujeron y esperan que les dedique más tiempo para revelarme todos sus secretos.

Tengo muchos deseos de escribir, pero noviembre ha sido un mes para ponerme al día con todos los proyectos que tenía pendientes y que no pueden esperarme ya más, así como para regresar a Revolución Reign: Historia (la segunda parte de la trilogía) que quedó completamente abandonada cuando empecé con el libro de los alas’arr.

Pronto comenzaré a subir nuevas ideas e historias, e incluso, si quieren (déjenme saber en los comentarios) podría hacerles un resumen de mi diario de viaje, para que puedan adentrarse en mi experiencia y enamorarse de mis enamorados.

Nos estaremos leyendo pronto. Espero me hayan extrañado tanto como yo a ustedes.
Muchos abrazos, cariños y letras de colores.

~Ancient Forest

Advertisements


1 Comment

¿Es éste el fin de la cultura?

Estos últimos días he visto y oído a mucha gente haciendo escándalo por la cantidad de personas que los youtubers atrajeron a la feria del libro de Buenos Aires con fundamentos como que sus libros son “basura”, que autores que socialmente son reconocidos como “de calidad” no atraen a tanta gente, blablablá.

Usualmente no escribo este tipo de cosas pero quería compartir mi pensamiento al respecto: la lectura es lectura.

Leer es importante y más aún en la niñez y adolescencia, que es a las edades a las que apuntan los youtubers con sus libros y canales.

Sí, hay libros que considero una puñalada a todo lo bueno de la humanidad, pero si conozco a alguien que leyó uno de ellos, no repudio a esa persona ni la degrado. No tengo hijos, pero si los tuviera y quisieran leer algo así, los dejaría, y luego los invitaría a sentarse conmigo y hacer análisis. Incluso puede que los lea con ellos.

“No soy un completo inútil, por lo menos sirvo de mal ejemplo.” Ningún libro ha aportado tantas horas de debate y análisis a mis clases como 50 Sombras de Grey. Es increíble la cantidad de cosas que trae a la mesa y el error no es leerlos, es desaprovecharlos.

Comenzar a leer es importante y celebraré a cualquiera que invite a los jóvenes a hacerlo, que los aleje de la televisión y los estímulos sensoriales, y los aísle en un mundo de palabras que los obligue a activar su imaginación y hacerla volar. ¿El libro es una porquería? No importa, tendrá ese efecto de todos modos, y una vez que uno se ha animado a hacer silencio al mundo exterior para arrojarse al torrentoso río de imágenes y sonidos que nacen de la lectura, nuevos libros vendrán.

Así que, a todos los amargados y pesimistas, los invito a abrir la mente y alentar la lectura en todas sus formas, aún si no aprueban qué sea leído (es parte de ser libres, ¿no?). Un niño hoy leyó el libro de Germán Garmendia, mañana leerá Harry Potter, en un par de años leerá a Cervantes. Lo importante es leer.

Y sí, como escritora entiendo el sentir celos de su éxito, pero el mío (y tuyo) llegará cuando tenga que llegar y permitir que afecte nuestras vidas es un derroche de energía y tiempo. Bien sabemos los artistas que a veces nos gusta encontrar excusas para no sentarnos a trabajar, pero hay que ignorar ese temor a intentar y fallar y ponernos a crear lo mejor que podamos crear, sea reconocido hoy o no.

Padres, por favor, alienten a sus hijos a leer, aunque lo que los atrape en un primer momento sea algo que ustedes no aprueben. Enséñenles a discernir, a analizar, a criticar. Acompáñenlos a leer todos los libros malos que haya, será la forma de enseñarles a apreciar aquellos que estén bien escritos.

Les voy a dejar un video, una charla TED, de 18 minutos de Daniel Cerezo. Él habla de la música, no de la escritura, pero su inicio en ese arte y cómo cambió su vida ejemplifica exactamente lo que quiero decir.

Pasen a ver y anímense a leer. Salgan de su zona de confort y entiendan que los libros no están ahí para suplir a la televisión, sino para ampliar nuestras fonteras interiores. La mala lectura puede ser terrible, un mundo sin lectura sin duda es una tragedia, pero un mundo en el que no se aprovechen los libros, cualquiera sean, para crecer y expandir la mente, es el verdadero fin de la cultura.

~Ancient Forest