La Catedral de las Sílfides

Ven a oír las historias del viento


2 Comments

Diario de viaje – Inicios

El año pasado cumplí el sueño de mi vida de ir a Europa (lo que inauguró muchos nuevos sueños). Hice un diario de viaje a cada paso y registré con cuidado todo lo que pensé y sentí. Llegué con la idea de compartirlo, junto a otros escritos, en esta Catedral, pero no fue hasta ahora que encontré la forma en la que quiero hacerlo.

Esta aventura fue un reflejo de lo que yo soy: momentos para encontrarme con mi espiritualidad; pausas para hacer reflexiones filosóficas; horas y horas de arte, cultura e historia. Recortarlo para ahorrarles cada tormenta interna, ya fuera emocional o mental, sería escupir en lo que hizo de esta experiencia algo extraordinario.

Debido a eso es que tomé la decisión de compartir sin mucho orden ni planeación. Podrán leer todo lo que hice, pensé y sentí, algunos de forma biográfica, otros como cuentos, monólogos, reflexiones, etc. Creo que es la única forma de ser fiel a mí misma y en la que puedo hacer que cada uno de ustedes viva este viaje conmigo.

Les dejaré al final mi itinerario porque no planeo seguir un orden cronológico, pero tal vez algunos quieran tenerlo. Espero que este caos no los espante y les resulte interesante. Hay una tormenta dentro de mí y no hay forma de saber qué ráfaga vendrá.

 



Meditaba. Tenía muchos sueños pujando en mi interior, librando cruentas batallas contra mi lado realista y sus experiencias con la decepción.

Meditaba. Necesitaba acallarlo todo. Necesitaba recuperar mi paz y dejar de juzgar mi propia madurez por negarme a abandonar mis sueños de toda la vida.

Meditaba cuando un ser apareció. No tenía un rostro y no se doblegó ante mi pedido de un nombre. Lo bauticé Escarlata, pues ése era el color que emanaba.

-¿Quién eres? –le pregunté. Su respuesta fue la imagen de un inmenso portal de doble hoja del mismo color que su aura. Por sus ranuras me llegaba una luz que cantaba sobre el destino. Mi destino-. ¿A dónde te abres?
-¿A dónde quieres que me abra? –oí su voz al fin. No era masculina ni femenina, era esa vibración pura que caracterizaba a los más elevados seres del plano astral.
-A Europa –respondí sin dudarlo. Una llave apareció en mi mano. Era cálida y latía, como toda posibilidad-. Pero no me animo a ir sola –aclaré-. ¿Puedes ayudarme a encontrar a alguien que cruce tu umbral conmigo?
-No –dijo rotundo-. Debes ser tú, por ti misma, quien dé el primer paso. Nadie puede llevarte a tu propio destino.
-Entonces, no me dejes opción. Haz que tenga que hacer esto y que no pueda postergarlo por miedo. –El aire se llenó de su risa de colores y, cuando volvió a hablar, lo hizo con la diversión todavía tiñendo su voz.
-Eso lo puedo arreglar.



Escribí esto de este modo porque quiero que sean libres de no creerme, pero no quiero fingir que no ocurrió. Escarlata puede haber sido un delirio, un invento de mi imaginación o el fruto de mi desesperación por viajar, pero la realidad es que, un mes después de esa conversación, un amigo me regaló tres mil dólares para que fuera a España a un festival de literatura fantástica. Tenía la fecha fija del evento, a nadie que me acompañara y la imposibilidad de fallarle a este amigo, quien creía tanto en mí, en mi pasión por la escritura y mi capacidad para arreglármelas sola, que ceder a mi miedo hubiera sido un insulto a él y todo lo bueno que él representa en mi vida.

Preparándome para este viaje, lo que más curiosidad me da no son los destinos a los que iré ni las experiencias que tendré, sino quién será la persona en la que esto me convertirá.

Estoy ansiosa por conocerla y ver mi vida desde su perspectiva.

Partí el jueves 28 de septiembre de 2016, sola en cuerpo, pero con tanta compañía dentro de mi alma que es un milagro que el avión despegara cargando tanto peso. Llegué a Madrid el viernes 29 y gasté ese día entre el aeropuerto, el tren y el hotel. El jetlag no me hizo tanto daño como el cansancio propio del viaje, pero al final el resultado fue el mismo: el día se escurrió entre mis dedos.

Mi padre tenía razón: siempre hay que considerar que el primer día está perdido.


 

La tierra en Europa late distinto. El toque de los árboles tiene otra magia. La Pacha en América Latina ha visto mucha sangre derramada y alberga demasiada rabia por no haber podido proteger a su gente. Gaia, del otro lado del mundo, no ha vivido menos aberraciones, pero en su palpitar no está la ira de una diosa violada, sino la luz de un espíritu antiguo que sabe que los tiempos de violencia siempre vendrán después de los de bienestar, sólo para ser reemplazados por nuevas eras de paz que también serán mortales.

Es evidente la misión de la tierra en mi continente natal una vez que se han puesto ambos pies fuera de él. La lucha de los alimentos, los pueblos nativos y las semillas de las plantas olvidadas es muy diferente a la que emana de Europa, donde su presente habla de religión, filosofía e historias que amenazan con repetirse una y otra vez, una y otra vez.

Dos cosas cruzan mi mente: el lazo entre mi misión de vida y la de las distintas tierras del mundo, y las ganas de conversar con un árbol en Madrid. Quiero oír de él una buena historia.

Y tal vez escribir una buena historia.


*Me disculpo de antemano por la calidad de las fotos. No tenía una cámara y la de mi celular trabajó sólo para permitirme registrar pequeños recuerdos. Utilizaré imágenes de Google cuando sea apropiado.

Advertisements


1 Comment

Un sonido para quebrar el silencio

¡Saludos, lectores! Tanto tiempo sin dirigirme a ustedes. Sé que muchas páginas recomiendan que uno se calle y trabaje en vez de dedicar tiempo a pedir disculpas por no haber subido nada por meses a su blog, pero yo no soy así. A mí me gusta ser personal porque, aunque a pocos de los que me siguen los conozco en persona, a todos los quiero por igual. Cada visita, cada comentario, cada “me gusta” es un beso a mi alma.

La buena noticia es que estos meses no estuve ni enferma, ni herida, ni mirando el vacío del universo. A principios de agosto me enteré de un concurso fantástico de la Fundación El Libro que me cautivó cual sirena a un marinero, y  me llevó a decidir que participaría a cualquier precio.

Así, todo agosto, septiembre y la segunda mitad de octubre la pasé trabajando en un libro que recopila todos los cuentos de los alas’arr (esa raza que yo inventé para mi mundo, Errantia) que había compartido acá, más todos los que tenía pensados y muchos más que creé en el momento. En total el libro acabó con 25 cuentos, un idioma nuevo y un sistema de escritura para acompañarlo y embellecerlo.

ss2016-09-25at07-54-34

Para los fans de las consonantes dobles, a RR (Revolución Reign) y PP (La Palabra Perfecta) se le suma SS (La Sabiduría en el Silencio). Ahórrense los chistes de nazis que esos ya me los hicieron.

Luego de trabajar como demente durante dos meses y medio para llegar al mínimo de caracteres que las bases del concurso exigía, pocas ganas me quedan de no ver publicado este libro. Gane o no, buscaré abrirle camino hacia su manifestación en papel el año que viene. ¡Estén atentos para saber más de esto!

“Pero, alto, Ancient Forest, dijiste ‘agosto, septiembre y la segunda mitad de octubre’; ¿qué hiciste con la primera mitad del mes de halloween?”

Bueno, durante esas dos semanas pasó algo que nunca creí que vería ocurrir tan pronto: puse ambos pies en Europa. Mucho tiempo pasé soñando con el día que eso ocurriría y el universo finalmente me habilitó esa parte del mapa para explorar y vivir aventuras. Fue la experiencia más increíble de mi vida y las cosas que vi y los lugares que visité se fundieron con mi alma y pasaron a formar parte de mi ser.

20161003_120249

Incluso conocí a Tyrion Lannister en Toledo. Era más callado de lo que esperaba, pero igual de encantador.

Muchas historias surgieron durante el viaje y siguen conmigo ahora, reclamándome que las escriba y haciendo fila pacientemente; y también muchas ideas sencillas e incompletas me sedujeron y esperan que les dedique más tiempo para revelarme todos sus secretos.

Tengo muchos deseos de escribir, pero noviembre ha sido un mes para ponerme al día con todos los proyectos que tenía pendientes y que no pueden esperarme ya más, así como para regresar a Revolución Reign: Historia (la segunda parte de la trilogía) que quedó completamente abandonada cuando empecé con el libro de los alas’arr.

Pronto comenzaré a subir nuevas ideas e historias, e incluso, si quieren (déjenme saber en los comentarios) podría hacerles un resumen de mi diario de viaje, para que puedan adentrarse en mi experiencia y enamorarse de mis enamorados.

Nos estaremos leyendo pronto. Espero me hayan extrañado tanto como yo a ustedes.
Muchos abrazos, cariños y letras de colores.

~Ancient Forest