La Catedral de las Sílfides

Ven a oír las historias del viento


Leave a comment

Olvidados

Hace años, mientras meditaba en una historia, aparecieron dos personajes. Comencé a seguirlos y a dejarlos bailar y canturrear al ritmo de la música que estaba escuchando. Eran las encarnaciones de la Vida y la Muerte, una de las tantas versiones que había armado de ellos, pero esta vez había algo más…

Hacía años no pensaba en esos dos, por lo que esta imagen era más compleja, madura y, a mi parecer, interesante. Tenían una historia que contar, un origen que revelar. Les di tiempo a establecerse en mi interior, visitándolos a través de esa canción cada vez que lo deseaba, y eventualmente decidí que había sido suficiente. Regresé a casa desde mi lugar de meditación habitual y me senté a escribir su historia, pero, para respetar su espíritu, no hice más que tomar nota de lo que me habían cantado tantas veces.

Esta historia acabó formando parte de algo más y hoy día es canon dentro del mundo que creé para mis libros, pero son muy pocos (no solo lectores, sino también personajes) quienes la conocen. Después de años, al fin, decidí compartirla.

Si quieren oír la canción original que detonó todo esto, hagan click aquí. Sé que no es el lamento de guerra que tal vez esperarían, pero así son la Vida y la Muerte: confusas, misteriosas y, a veces, hasta irrisoriamente absurdas.

Los signos + representan el momento en el que los Reyes de los Vivos y la Vida y su hermano, el Rey de los Muertos y la Muerte, cantaban juntos. Los signos – señalan las líneas personales del primero y los », del segundo.

La historia en profundidad la planeo escribir un día, por lo que dejaré los detalles en el misterio y sean libres de rellenar los huecos que esta canción les deje.

Disfruten la lectura (y la música).

———————————–

+Si le fuera a pedir un deseo a una estrella fugaz, sería como aquella vez que nací junto a mi sombra.
+Crecíamos juntos, sujetándonos de las manos mientras la alegría florecía entre nosotros, lejos de pensar en la guerra o entender por qué nos separaron un día.
–A mí, mi padre me llevó lejos; me obligó a lamentar la muerte de mi madre y me llenó el corazón con su odio. Me enseñó sobre quiénes me habían quitado a mi sombra y no me dejó elegir qué sentir.
»Por mi parte, con una familia adoptiva crecí sano y fuerte. Me alistaron en el ejército y me dieron una espada; me negaron que hubiera tenido una vez una sombra…
+…y me dijeron que debería estar agradecido de estar en el lado correcto.

+Si le fuera a pedir un deseo a una estrella fugaz, sería para poder recordar cómo era tener una sombra.
+Buscaría poder escribirle una carta para contarle cómo es mi vida ahora.
+Y mientras sigo pensando en aquel deseo, sigo creciendo; oyendo historias de cómo es el mundo mientras las imágenes de la guerra florecen en mi mente, creando una realidad que se impone mientras intento creer que estoy del lado correcto.

–Mi padre pronto falleció, dejándome su casa, una daga y mucho resentimiento. No me dijo qué podía hacer ni cómo debía hacerlo, así que sólo seguí creciendo mientras me preguntaba por qué los injustos ansiaban perturbar mi paz.
»Yo crecía rápido y me ascendían de rango; estaba muy honrado de poder servir a mi gente. Lentamente entendía por qué habían tenido razón y comencé a agradecer estar en el lado correcto.

+Si le fuera a pedir un deseo a una estrella fugaz, sería para poder entender por qué a veces siento que algo me falta.
+Ah, cómo me gustaría poder escribir una carta preguntándolo; pero siento que ya no conozco al destinatario.
+Así que, si realmente fuese a pedir un deseo a una estrella fugaz, tal vez sería para recordar a quién le estoy escribiendo.
+Y que su nombre reemplace en mi mente los ruidos y chispas que estallan cuando dos espadas se encuentran en las batallas que ocurren tan cerca.

»Aquel día una invasión ocurrió en ese pequeño pueblo. Yo estaba emocionado por poder servir finalmente.
–Y pronto vi a aquella persona con mi mismo rostro, y no pude evitar preguntarme por qué; por qué mi sombra estaba en el lado equivocado.

+Nos encontramos en batalla absurdamente y no nos tuvimos piedad.
+No entendía por qué todo se sentía tan mal, pero si no quería morir debía batallar más tiempo que él.
+Quería saber quién era, lo hubiese pedido como un deseo, pero de algún modo sentía que ya lo conocía.
+Cuando dos manchas rojas florecieron a la vez, fuimos tomados por una fuerza mayor y el planeta empequeñeció en nuestras manos, que al fin estaban juntas como cuando éramos niños.
+El mundo se volvió monocromo y una voz nos dijo que, ahora y siempre, debíamos agradecer el estar juntos otra vez.

Advertisements


1 Comment

Batalla sangrienta

La batalla estaba en aquel punto en el que ya casi acababa, pero el cansancio de tanta lucha hacía que los últimos minutos se estiraran más que un gato al despertar. Y, como si aquello no fuera suficiente, su útero comenzó a doler.

Gruñó y se dio unas palmaditas de consuelo en el abdomen. “Falta poco” se dijo a sí misma. Respiró hondo y acomodó su armadura. Tenía calor y se sentía sucia por tanto sudor, tierra y sangre. En su tierra natal todo era hielo y nieve; el agotamiento tras una batalla sólo se mostraba en moretones y algún que otro calambre. El calor atrapado entre su piel y el metal, la sofocación que le causaba la tela y el cuero… Era innatural.

Decidió quitarse el casco, porque aunque eso la dejara desprotegida, prefería que le rompieran la cabeza antes que tener que seguir aguantando la incomodidad que le causaba.

Ya pocos soldados quedaban combatiendo. El general, Sir Hass, había asustado con su magia a los más cobardes, y los valientes no eran los suficientes como para oponer resistencia a un ejército tan numeroso. A pesar de todo, ésta había sido una fácil.

Un hombre con una lanza dio el golpe de gracia a una soldado herida y luego miró a Escala, quien debía sobresalir en el paisaje por no estar combatiendo con nadie en ese momento.

-Mujeres. Un ejército de mujeres. –Escupió y la miró con desprecio-. Su lugar no es la guerra.

-¿Ah, sí? –respondió Escala con tono amenazador en lo que se acercaba-. ¿Cuál es nuestro lugar?

-Entre perfumes y flores, tal vez. Aquí sólo hay espacio para hombres; para muerte, dolor y sangre.

-¿Dijiste dolor y sangre? –Su boca se contorsionó en una mueca cruel a la vez que una contracción se extendía por sus entrañas, retorciéndole los músculos desde adentro-. Tú no tienes idea lo que hacemos las mujeres con la luna, ¿verdad?

-¿Se convierten en lobos? –bromeó el hombre poniéndose en guardia. Escala sonrió, tomó su espada con tanta fuerza que se dejó los nudillos blancos, y la desenvainó.

-Eso quisieras.