La Catedral de las Sílfides

Ven a oír las historias del viento


Leave a comment

¿Qué tal si…?

¿Qué tal si la muerte fuese un niño y la vida una anciana?
Él un desconocido para el mundo,
ella experimentada y con gran reputación.

¿Qué tal si el invierno viniera de noche y amaneciéramos en primavera?
Dormiríamos abrazados bajo pesadas mantas
y despertaríamos oliendo las flores y oyendo el cantar de las abejas.

¿Qué tal si de niños voláramos y como ancianos aprendiéramos a caminar?
Descubriríamos el mundo temprano
y luego pasaríamos los años aprendiendo a valorar los pequeños pasos que damos.

¿Qué tal si ya no hubiera más respuestas, pero nos abrazáramos a las preguntas?
Un mundo de incertidumbres se abriría ante nosotros
y tal vez, tal vez… dejaríamos de jurarnos a nosotros mismos que lo sabemos todo, que lo hemos probado todo y que no necesitamos nada diferente.

Y entonces, el mundo podría ser un lugar diferente.

 


Hola, lectores, y bienvenidos a otra entrada, esta vez una artística. La semana que viene y la siguiente a esa habrá utilidades para escritores (y todo tipo de artistas, en realidad), así que les recomiendo estar atentos, apretar el botón “seguir” arriba a la derecha o “me gusta” en mi página de facebook.

Aprovecho también a invitarlos a encontrarme en twitter, donde estoy a un click a través de ese enlace o buscándome como AncientForest2, o en instagram, también clickeando allí o como catedral_de_las_silfides. Recomiendo mucho que me busquen en estas redes sociales ya que las actualizo a diario mostrando en qué estoy trabajando y pronto comenzaré a subir distintos tipos de nuevo contenido que no verán aquí.

Y si les gusta la idea de que siga creando y distribuyendo mi arte y conocimiento de forma gratuita y al ritmo que lo he hecho hasta ahora, por favor apóyenme en patreon. Con cada donación, por más minúscula que sea, estaré un paso más cerca de poder dejar trabajos alternativos y enfocarme en esto, además de que les abrirá la puerta a contenido exclusivo, regalos a recibir en sus casas y un trato personal y privado conmigo, el cual les permitirá espiar en mis libros antes de que sean publicados, entre otras cosas.

Espero verlos por aquellos lugares y encontrarlos aquí la semana próxima para la siguiente entrada. Cuéntenme en los comentarios si les ha gustado el cambio de look en la página.

Cariños y muchas letras,
Priscilla Ferrari.

Advertisements


1 Comment

Cómo viajar

Viaja ligero.
Deja que tu equipaje lleve poco,
es la única forma de que pueda regresar lleno de cosas nuevas,
lleno de souvenirs, recuerdos y trozos de tierras lejanas.

Viaja abierto.
Deja miedos y prejuicios en casa.
Prepárate para conocer gente diferente,
y, sobre todo, para reconocerte como alguien diferente.

Viaja cómodo.
Llévate buen calzado, el mejor que tengas.
Caminarás más de lo que crees,
por los senderos más recónditos del mundo y de tu universo interior.

Viaja.
Viaja porque necesitas sentirte ligero,
porque necesitas descubrirte libre, abierto y vivo.
Viaja porque tienes motivos para partir
o porque no tienes uno para quedarte.

Viaja.
Viaja porque tu alma se siente atrapada en un solo lugar,
porque el mundo es grande o tu casa, pequeña.
Viaja para inspirarte o transformarte,
o para perderte o encontrarte.

No importa el motivo, viaja.
Ajusta tus zapatillas, líbrate del peso que te ancla a donde estás y arrójate al mundo.


1 Comment

Príncipes sin control, princesas sin cadenas

¿Qué tal si los príncipes que quedan hoy día son aquellos que aceptaron sus matrimonios arreglados mientras que los aventureros con complejo de rescatistas se extinguieron tras molestar a suficientes princesas?

Tal vez ellas al fin se hartaron de ver sus siestas interrumpidos por invasores no bienvenidos dando besos no deseados. Tal vez la promesa de poder, oro y vestidos inflados dejó de conquistarlas. Tal vez el “¡pero soy encantador!” dejó de sonar a buena excusa para no poner una orden de alejamiento. Tal vez esos ególatras subidos al trono del mundo al fin fueron arrestados por andar vendiendo cuentos baratos.

O tal vez…

Tal vez ellas se aliaron con sus dragones. Tal vez descubrieron que ese poder para escupir fuego y hacer temblar la tierra estaba en ellas mismas. Tal vez reclamaron su naturaleza y admitieron que podían desear volar libres y hacer oír sus rugidos sin dejar de ser educadas y delicadas cual flores si así lo deseaban.

Tal vez ellas al fin se cansaron de tener que esperar a que alguien más las rescatara para ver sus vidas al fin empezar, y prefirieron salir y enamorarse durante la aventura, formando parte de ella y cabalgando junto a sus príncipes como conquistadoras en vez de ser el premio tras la conquista.

Y, quién sabe, tal vez vivieron felices para siempre.


Crédito de la imagen a John Atkinson.


Leave a comment

Poesías del pasado

Estrella de las tinieblas
En la luz iluminadora
Descendientes de la oscuridad

Hoshi no kage
No akari akarui
Yami no matsuei

闇  の  星
の  明  の
末  か  影
裔  り


—————–

El pozo más profundo
(Deepest Hollow)

Tú, joven sin emoción, que paseas sin rumbo ni cuidado
cerca de aquel acantilado.
Y al llegar al otro lado, notarás en un momento,
que allí no reina el tiempo.

Tú, joven sin destino, que te sentencias a vivir herido
por culpa de un niño perdido.
Y sentado en cenizas, con esperanza aparentas,
hasta que un nuevo camino encuentras.

Tú, joven sin descanso, que suplicas una segunda oportunidad,
deberías saber quien te la puede dar.
Y feliz sonríes al terminar tu camino inventado,
sabiendo que en casa no te han olvidado.

—————–

Revisando viejos archivos encontré estos… intentos de poesía. El haiku (del 2007) ganó el segundo lugar en un concurso del secundario y la poesía (del 2009) es una especie de resumen de una historia que nunca verá la luz del día.

Mis disculpas a todos los poetas (y japoneses) por no tener idea de métrica ni estructura.

Ancient Forest


1 Comment

Batalla sangrienta

La batalla estaba en aquel punto en el que ya casi acababa, pero el cansancio de tanta lucha hacía que los últimos minutos se estiraran más que un gato al despertar. Y, como si aquello no fuera suficiente, su útero comenzó a doler.

Gruñó y se dio unas palmaditas de consuelo en el abdomen. “Falta poco” se dijo a sí misma. Respiró hondo y acomodó su armadura. Tenía calor y se sentía sucia por tanto sudor, tierra y sangre. En su tierra natal todo era hielo y nieve; el agotamiento tras una batalla sólo se mostraba en moretones y algún que otro calambre. El calor atrapado entre su piel y el metal, la sofocación que le causaba la tela y el cuero… Era innatural.

Decidió quitarse el casco, porque aunque eso la dejara desprotegida, prefería que le rompieran la cabeza antes que tener que seguir aguantando la incomodidad que le causaba.

Ya pocos soldados quedaban combatiendo. El general, Sir Hass, había asustado con su magia a los más cobardes, y los valientes no eran los suficientes como para oponer resistencia a un ejército tan numeroso. A pesar de todo, ésta había sido una fácil.

Un hombre con una lanza dio el golpe de gracia a una soldado herida y luego miró a Escala, quien debía sobresalir en el paisaje por no estar combatiendo con nadie en ese momento.

-Mujeres. Un ejército de mujeres. –Escupió y la miró con desprecio-. Su lugar no es la guerra.

-¿Ah, sí? –respondió Escala con tono amenazador en lo que se acercaba-. ¿Cuál es nuestro lugar?

-Entre perfumes y flores, tal vez. Aquí sólo hay espacio para hombres; para muerte, dolor y sangre.

-¿Dijiste dolor y sangre? –Su boca se contorsionó en una mueca cruel a la vez que una contracción se extendía por sus entrañas, retorciéndole los músculos desde adentro-. Tú no tienes idea lo que hacemos las mujeres con la luna, ¿verdad?

-¿Se convierten en lobos? –bromeó el hombre poniéndose en guardia. Escala sonrió, tomó su espada con tanta fuerza que se dejó los nudillos blancos, y la desenvainó.

-Eso quisieras.


Leave a comment

Gente mágica, textos en las sombras

Saludos, lectores, bienvenidos otra vez a mi pequeño rincón de palabras. Hoy vine a compartirles algo que surgió de un post en facebook. En una página se preguntaban cómo un autor los describiría y yo me ofrecí a hacerlo con quienes me pasaran una foto. Lamentablemente perdí el enlace y sólo recuperé tres de las que hice, pero me gustaron lo suficiente como para quererlas compartir.

En mi opinión, hay magia en leer la descripción de alguien, imaginar un nuevo rostro, y abrir la puerta a ese ser para que nos llene de historias. He inventado libros enteros gracias a una descripción, un dibujo o una fotografía de un rostro que me arrastraron a soñar con nuevas vidas en nuevos mundos.

Aprovecho a contarles que cambié las recompensas en mi patreon y que ahora los que donen 10 o más podrán acceder a textos que tengo guardados bajo llave por cuestiones de copyright. Todo lo que escriba y prepare para publicación o para participar en concursos lo iré compartiendo allí y lo podrán leer meses (a veces años) antes de que salga publicado (si es que alguna vez se publica). En mi opinión, son de mis mejores trabajos, así que si les gusta lo que escribo, consideren ayudarme a crecer como escritora y de paso ganarse así el acceso a estos textos tan exclusivos.

Sin más que decir, los dejo ir al texto prometido. ¡Feliz lectura!


“Ella era la noche misma. Oscura, calma, serena. Tenía un alma pacífica y un rostro delicado. Ella era la música que tocaba el corazón de los que se quedaban quietos en el silencio. Piel tersa y expresión eterna; espíritu eterno y bellísimos labios. Un beso y te hacía dormir; un beso y te hacía soñar.”

“Él era uno de esos hombres con los que podías encontrarte en cualquier lugar sin que te llamara la atención, porque una mirada perdida o un ceño fruncido distraído pueden fácilmente distraer a los mortales. Pero si esperas y tus ojos se encuentran con los suyos, una sonrisa astuta empezará a mostrarse. En un segundo, el hombre simple desaparece y surge le hechicero. Un nuevo mundo se abre para ti justo en el brillo de sus ojos, desbloqueado por su mágica sonrisa.
Y entonces él mira hacia otro lugar y parece ser un humano normal otra vez; pero tú ahora sabes que no lo es. Tú sabes que acabas de conocer a un viejo mago, a un espíritu travieso, un eterno cuentacuentos; y él te ha introducido a una nueva forma de ver la vida que jamás se irá.”

“Algunos decían que era un dios del sol, otros lo veían como a nada más que un viajero que accidentalmente se había tropezado con su taberna. Pero bien sabido es que los taberneros, tan acostumbrados a rarezas y con ojos aburridos para mirar lo extraordinario, nunca se fijaban en los jóvenes.
Éste en particular tenía rayos de luz por cabellos y una sonrisa que no conocía descanso. Su mirada simple escondía secretos de aquellas tantas veces que sus pies inquietos lo habían arrojado a aventuras en tierras mágicas, y su cuerpo enjuto camuflaba la astucia y agilidad de un zorro.
Qué tristeza, tabernero; por perder tu tiempo oyendo cómo un viejo hechicero, uno más del montón, mató a un dragón el siglo pasado, te quedaste sin oír la voz de quien el día de mañana será una verdadera leyenda.”


3 Comments

En un día gris

Deseo arribar a un lugar donde los monstruos de mi mente sean un mito y los dolores del corazón sólo pasen de visita. Un lugar donde la paz se haya comprado un terreno y la felicidad entre sin llamar a la puerta.

Ansío llegar a un tiempo donde la tristeza sea un lejano recuerdo y la soledad esté presente sólo en oscuras leyendas. Un tiempo donde la risa gobierne con mano dura y los abrazos sean religión.

En mis manos, mi futuro. Está débil y un poco roto, pero hilado con mis esperanzas y teñido con mis ganas de verlo llegar, se hace más fuerte. Lo enhebro y dedico mis amaneceres a bordar con él la funda de mi almohada.

Así, cuando el presente sea insoportable o sienta que la vida no avanza y que el mañana se tiñe de humo y hollín, tengo un rincón de paraíso en el cual refugiarme.

Y soñar, soñar, soñar.

———————–

Escribí esto como regalo para todos aquellos que estén pasando momentos difíciles durante estas fiestas o la vida en general. Mi deseo este año es que las pequeñas luces que refulgen con timidez en la vida de cada uno no pasen desapercibidas aunque la oscuridad sea grande.

Al final de la noche, a todos nos espera el sol.

Feliz solsticio.