La Catedral de las Sílfides

siéntate a oír las historias del viento


Leave a comment

Poesías del pasado

Estrella de las tinieblas
En la luz iluminadora
Descendientes de la oscuridad

Hoshi no kage
No akari akarui
Yami no matsuei

闇  の  星
の  明  の
末  か  影
裔  り


—————–

El pozo más profundo
(Deepest Hollow)

Tú, joven sin emoción, que paseas sin rumbo ni cuidado
cerca de aquel acantilado.
Y al llegar al otro lado, notarás en un momento,
que allí no reina el tiempo.

Tú, joven sin destino, que te sentencias a vivir herido
por culpa de un niño perdido.
Y sentado en cenizas, con esperanza aparentas,
hasta que un nuevo camino encuentras.

Tú, joven sin descanso, que suplicas una segunda oportunidad,
deberías saber quien te la puede dar.
Y feliz sonríes al terminar tu camino inventado,
sabiendo que en casa no te han olvidado.

—————–

Revisando viejos archivos encontré estos… intentos de poesía. El haiku (del 2007) ganó el segundo lugar en un concurso del secundario y la poesía (del 2009) es una especie de resumen de una historia que nunca verá la luz del día.

Mis disculpas a todos los poetas (y japoneses) por no tener idea de métrica ni estructura.

Ancient Forest


Leave a comment

Batalla sangrienta

La batalla estaba en aquel punto en el que ya casi acababa, pero el cansancio de tanta lucha hacía que los últimos minutos se estiraran más que un gato al despertar. Y, como si aquello no fuera suficiente, su útero comenzó a doler.

Gruñó y se dio unas palmaditas de consuelo en el abdomen. “Falta poco” se dijo a sí misma. Respiró hondo y acomodó su armadura. Tenía calor y se sentía sucia por tanto sudor, tierra y sangre. En su tierra natal todo era hielo y nieve; el agotamiento tras una batalla sólo se mostraba en moretones y algún que otro calambre. El calor atrapado entre su piel y el metal, la sofocación que le causaba la tela y el cuero… Era innatural.

Decidió quitarse el casco, porque aunque eso la dejara desprotegida, prefería que le rompieran la cabeza antes que tener que seguir aguantando la incomodidad que le causaba.

Ya pocos soldados quedaban combatiendo. El general, Sir Hass, había asustado con su magia a los más cobardes, y los valientes no eran los suficientes como para oponer resistencia a un ejército tan numeroso. A pesar de todo, ésta había sido una fácil.

Un hombre con una lanza dio el golpe de gracia a una soldado herida y luego miró a Escala, quien debía sobresalir en el paisaje por no estar combatiendo con nadie en ese momento.

-Mujeres. Un ejército de mujeres. –Escupió y la miró con desprecio-. Su lugar no es la guerra.

-¿Ah, sí? –respondió Escala con tono amenazador en lo que se acercaba-. ¿Cuál es nuestro lugar?

-Entre perfumes y flores, tal vez. Aquí sólo hay espacio para hombres; para muerte, dolor y sangre.

-¿Dijiste dolor y sangre? –Su boca se contorsionó en una mueca cruel a la vez que una contracción se extendía por sus entrañas, retorciéndole los músculos desde adentro-. Tú no tienes idea lo que hacemos las mujeres con la luna, ¿verdad?

-¿Se convierten en lobos? –bromeó el hombre poniéndose en guardia. Escala sonrió, tomó su espada con tanta fuerza que se dejó los nudillos blancos, y la desenvainó.

-Eso quisieras.


Leave a comment

Gente mágica, textos en las sombras

Saludos, lectores, bienvenidos otra vez a mi pequeño rincón de palabras. Hoy vine a compartirles algo que surgió de un post en facebook. En una página se preguntaban cómo un autor los describiría y yo me ofrecí a hacerlo con quienes me pasaran una foto. Lamentablemente perdí el enlace y sólo recuperé tres de las que hice, pero me gustaron lo suficiente como para quererlas compartir.

En mi opinión, hay magia en leer la descripción de alguien, imaginar un nuevo rostro, y abrir la puerta a ese ser para que nos llene de historias. He inventado libros enteros gracias a una descripción, un dibujo o una fotografía de un rostro que me arrastraron a soñar con nuevas vidas en nuevos mundos.

Aprovecho a contarles que cambié las recompensas en mi patreon y que ahora los que donen 10 o más podrán acceder a textos que tengo guardados bajo llave por cuestiones de copyright. Todo lo que escriba y prepare para publicación o para participar en concursos lo iré compartiendo allí y lo podrán leer meses (a veces años) antes de que salga publicado (si es que alguna vez se publica). En mi opinión, son de mis mejores trabajos, así que si les gusta lo que escribo, consideren ayudarme a crecer como escritora y de paso ganarse así el acceso a estos textos tan exclusivos.

Sin más que decir, los dejo ir al texto prometido. ¡Feliz lectura!


“Ella era la noche misma. Oscura, calma, serena. Tenía un alma pacífica y un rostro delicado. Ella era la música que tocaba el corazón de los que se quedaban quietos en el silencio. Piel tersa y expresión eterna; espíritu eterno y bellísimos labios. Un beso y te hacía dormir; un beso y te hacía soñar.”

“Él era uno de esos hombres con los que podías encontrarte en cualquier lugar sin que te llamara la atención, porque una mirada perdida o un ceño fruncido distraído pueden fácilmente distraer a los mortales. Pero si esperas y tus ojos se encuentran con los suyos, una sonrisa astuta empezará a mostrarse. En un segundo, el hombre simple desaparece y surge le hechicero. Un nuevo mundo se abre para ti justo en el brillo de sus ojos, desbloqueado por su mágica sonrisa.
Y entonces él mira hacia otro lugar y parece ser un humano normal otra vez; pero tú ahora sabes que no lo es. Tú sabes que acabas de conocer a un viejo mago, a un espíritu travieso, un eterno cuentacuentos; y él te ha introducido a una nueva forma de ver la vida que jamás se irá.”

“Algunos decían que era un dios del sol, otros lo veían como a nada más que un viajero que accidentalmente se había tropezado con su taberna. Pero bien sabido es que los taberneros, tan acostumbrados a rarezas y con ojos aburridos para mirar lo extraordinario, nunca se fijaban en los jóvenes.
Éste en particular tenía rayos de luz por cabellos y una sonrisa que no conocía descanso. Su mirada simple escondía secretos de aquellas tantas veces que sus pies inquietos lo habían arrojado a aventuras en tierras mágicas, y su cuerpo enjuto camuflaba la astucia y agilidad de un zorro.
Qué tristeza, tabernero; por perder tu tiempo oyendo cómo un viejo hechicero, uno más del montón, mató a un dragón el siglo pasado, te quedaste sin oír la voz de quien el día de mañana será una verdadera leyenda.”


3 Comments

En un día gris

Deseo arribar a un lugar donde los monstruos de mi mente sean un mito y los dolores del corazón sólo pasen de visita. Un lugar donde la paz se haya comprado un terreno y la felicidad entre sin llamar a la puerta.

Ansío llegar a un tiempo donde la tristeza sea un lejano recuerdo y la soledad esté presente sólo en oscuras leyendas. Un tiempo donde la risa gobierne con mano dura y los abrazos sean religión.

En mis manos, mi futuro. Está débil y un poco roto, pero hilado con mis esperanzas y teñido con mis ganas de verlo llegar, se hace más fuerte. Lo enhebro y dedico mis amaneceres a bordar con él la funda de mi almohada.

Así, cuando el presente sea insoportable o sienta que la vida no avanza y que el mañana se tiñe de humo y hollín, tengo un rincón de paraíso en el cual refugiarme.

Y soñar, soñar, soñar.

———————–

Escribí esto como regalo para todos aquellos que estén pasando momentos difíciles durante estas fiestas o la vida en general. Mi deseo este año es que las pequeñas luces que refulgen con timidez en la vida de cada uno no pasen desapercibidas aunque la oscuridad sea grande.

Al final de la noche, a todos nos espera el sol.

Feliz solsticio.


1 Comment

El máximo poeta

¡Hola, lectores! Lo sé, no suelo hablar antes de un escrito sino después, ya que prefiero que hablen por sí mismos, pero hoy quiero explicar qué es lo que vine a compartir. Hace unos días estaba buscando viejos textos que valiera la pena corregir y subir, y encontré el que leerán a continuación.
Lo empecé a cambiar para que reflejara mejor mi estilo actual, pero rápidamente noté que era muy diferente; no podía tachar de corrección a tal transmutación, por lo que decidí hacer seguir a tantos dibujantes que gustan de hacer un “antes y después” de su arte, y compartir ambos escritos, para que se vea mi progreso como escritora.
No digo que el nuevo sea mejor, porque es relativo y todo está sujeto a los gustos de cada uno; sólo digo que el nuevo me refleja un poco mejor. ¡Así que disfruten la lectura!
Y no, no consumo marihuana, por si alguien creyó que a eso me refería con reflejar.

~Ancient Forest

———————————–

VIEJO (2012)

-¿Por qué siempre dices todo de forma tan poética?
-No soy yo, es Dios, es el gran poeta.
-¿Qué no era “arquitecto”?
-Por favor, ¿has visto el mundo acaso mientras viajábamos? Las delicadas formas de la naturaleza, con un sentido oculto y a veces un propósito aún más misterioso… diseños absurdos pero reales y belleza fuera de toda lógica… no es un arquitecto, no puede serlo, es un poeta –hizo una pausa-. Probablemente uno borracho –su compañero soltó una carcajada.

——————

NUEVO

–¿Por qué siempre vas hasta los límites del lenguaje para hacer que todo suene poético? -preguntó él, consternado.
–No soy yo, es Dios; es el gran poeta.
–Creí que las escuelas de arquitectura lo habían reclamado como egresado suyo.
–Por favor, ¿has visto el mundo acaso? Las intrincadas formas del cosmos, los significados ocultos en cada efímera sincronía, las extrañezas que pulsan vida en el fondo del océano y que parecen existir como mero capricho de una mente atormentada… Dios no es un arquitecto, no puede serlo. Sin duda es un poeta… –Se detuvo un instante y, agitando la cuchara, exclamó–: Y puede que sea uno de esos con un particular afecto por la marihuana.


Leave a comment

Soy

Este breve rejunte de palabras que riman que leerán a continuación es mi mantra personal. Me tomó años desarrollarlo pero estoy muy feliz con el resultado. Esté en la situación en la que esté, nunca falla en restaurar mi paz interior, a veces incluso repitiendo no más que las primeras dos líneas.

¡Que lo disfruten!

——————————-

Soy la marea en calma
el oleaje constante

el dios paciente
la diosa amante

el sol radiante
la luna brillante

el invierno silente
la primavera fragante

soy la marea en calma
la paz del oleaje constante.


1 Comment

La serpiente

Tachas.
El dios que trae perfumes a las flores, odia las tachas. Brillan con demasiado orgullo para algo que no es útil, según él. Le digo que a mí me gustan y les encontraré un uso un día, por lo que procedo a abrirlas para soltarlas de aquel insulto al cuero.
Es difícil, son pequeñas y muchas. El tiempo apremia, no he cenado y ya es medianoche.
Decido usar la tijera y cortar la barata cuerina para liberarlas más fácilmente. Más rápidamente. Más eficientemente.
El viejo cinturón se retuerce en mis manos como una serpiente mientras lo desarmo y tiro los trozos que no sirven.
“No sirven.”
Podría haber donado el cinto, a alguien le podría haber sido de utilidad… No. Me digo que estaba en mal estado y he separado mucho para donar, incluyendo un cinto de mayor calidad.
Pero ya no es cinturón. Ahora en mis manos tengo una serpiente y los trozos de cuerina en el tacho de basura son carne y músculo.
Apurar el proceso, aumentar la eficiencia.
Me siento como una persona que mata rinocerontes por su marfil. Rápido y eficiente.
Alguien podría haber usado este cinto. Alguien lo necesitaba.
Y mientras sigo cortando, diciendo que de todos modos ya no hay vuelta atrás, me pregunto si así se siente. Si así se siente cortar el marfil de un rinoceronte moribundo, si así se siente matar una serpiente para arrancarle la piel sabiendo que no la necesitas. Que sí, que tal vez la conviertas en algo más un día, tal vez en dinero incluso, pero no la necesitas. No ahora. La serpiente necesitaba su piel.
Alguien, tal vez, necesitaba este cinto.
Y ya no hay marcha atrás.

—————————————-

Lo sé, esto es muy distinto a lo que suelo subir pero eso es porque estas palabras nacieron originalmente como un estado de facebook. Fue una experiencia muy personal y estúpidamente dramática, pero me resultó interesante el pensamiento y lo quise compartir un poco más allá.

Ancient Forest