Recuerdos

En mi vida he logrado identificar dos tipos de recuerdos.

Los primeros son aquellos que, cuando encuentro perdidos en una caja o abandonados en un cajón, me llenan de nostalgia y alegría. Los agarro, los huelo, los beso y los pongo a trabajar. Ya sea que me los pueda poner, usar o simplemente decorar una repisa con ellos, regresan a mi vida. Se encuentra mi antiguo yo, en forma de memorias y sentimientos, con el actual yo, todo experiencia y nuevas perspectivas.

El segundo tipo de recuerdo es aquel que encuentro y me provoca ese mismo cosquilleo en el pecho, esa exclamación de “¡ohhhh, esto!” y me arrebatan una gran sonrisa. Pero, inmediatamente después, lo vuelvo a dejar en su lugar y sé que será olvidado ni bien me encuentre con algo más.

He visto gente dándole demasiado valor a estos últimos. No me malinterpreten, valor tienen, pero ¿tienen un lugar? Los primeros se reinventaron en el tiempo que nos dimos y llegaron a mi presente con una nueva fuerza y propósito; los segundos pasaron como esos amigos a los que uno ve una vez cada tanto y dice “¡deberíamos juntarnos a charlar y ponernos al día!”; amigos a los cuales uno no vuelve a ver luego de eso hasta que ese encuentro se repite, palabra por palabra. “¡Tanto tiempo!”, “¿qué es de tu vida?”, “tenemos que vernos más seguido”.

La vida nos da y nos quita muchas cosas, pero infinitas más nos deja para que nosotros decidamos qué hacer con ellas. A veces es difícil dejar ir, pero he descubierto que, al menos en mí, es una mentalidad muy tóxica. ¿Por qué temo donar este pantalón que hace cinco años no uso? ¿Por qué no quiero tirar esta taza que está ligeramente rota? ¿Por qué elijo usar el cuaderno viejo y moribundo en vez de agarrar esa belleza que compré en un arrebato en mi última visita a una librería?

¿Será que temo no poder reemplazarlas? ¿Será que no confío en que la vida me traerá algo más, algo mejor? ¿Será que temo que el futuro no vaya a ser capaz de proveer con tan buenos recuerdos como estos que ya tengo?

Soy un alma libre y por años los recuerdos me han pesado. Muchos me ayudan a anclarme a tierra, me recuerdan mis orígenes y mantienen mi mente despejada de nubes con castillos demasiado ligeros para ser reales. Pero la mayoría sólo me hunden en pensamientos que no percibo hasta no sentarme a reflexionar en ellos. “Una vez te gastes las páginas del cuaderno comprado en Italia, no podrás reemplazarlo”. No, tal vez reemplazarlo no, pero entonces vendrá uno nuevo, distinto, más acorde a la persona que yo sea en ese momento.

Estoy cansada de cargar memorias llenas de polvo. Estoy cansada de tener que desalojar arañas cada vez que entro en mi interior. Estoy ansiosa de vaciarme, desnudarme y renacer. Estoy ansiosa de ver con qué la vida llenará mis cajones, con qué ropa me vestirá y con qué nuevos recuerdos decorará mi hogar.

Tiraré todo lo que esté roto; representan partes mías que murieron ya. Donaré todas las prendas que me queden chicas; representan todo aquello que no fue capaz de crecer a mi ritmo y que ahora no puede más que ajustarse a mi figura como una camisa de fuerza. Reciclaré todo lo que pueda; mis pertenencias han de renacer si eso está dentro de sus posibilidades, del mismo modo que el sol no es el mismo en cada amanecer ni soy yo la misma persona que fui una vez.

Me desharé de todo. Transformaré todo. Soy un fénix; no me apegaré a viejas cenizas.

Hora de estirar las alas, levantar vuelo y arder.

—————–

Estuve pensando en esto por varios días y lo escribí en un momento de pasión lingüística. Espero lo disfruten y recuerden que, si quieren que pueda dedicarme a esto a tiempo completo y escribir más y mejores artículos, pueden visitar mi patreon para apoyarme económicamente. Un par de dólares al mes pueden valer más de lo que uno cree.

Gracias por su lectura.

Priscilla (Ancient Forest)

—————–

La imagen de la portada pertenece a Shadow-of-Destiny.

2 thoughts on “Recuerdos

Add yours

  1. Y yo aplaudo desde esta orilla por el fénix que llevas adentro, por no apegarte a viejas cenizas. No hay nada que no pueda reciclarse, empezando por nosotros mismos. 🙂
    Un placer leerte y coincidir, y GRACIAS por el enlace.
    Abrazo enorme, te recuerdo en mi constante aprendizaje.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Noe Róderic

Alimentación natural y consciente

Helping Writers Become Authors

Write your best story. Change your life. Astound the world.

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

Moonlight Psychology

Psicología para todos

techleo - Solo una página más

Información (consejos, herramientas) sobre leer, escribir y publicar libros, ebooks, audiolibros, book apps...

Consciencia Oceánica

Reduciendo nuestra huella ambiental

The Homeless Paradise

"I don't just want to survive, I want to thrive... I don't want to die here."

%d bloggers like this: