La Catedral de las Sílfides

siéntate a oír las historias del viento

¡Hijo, Hagrid te va matar!

Leave a comment

Tomé los platos, aquellos caros para ocasiones especiales, y les di su lugar en la mesa. Éramos dos, pero, luego de no vernos por tanto tiempo, valía la pena celebrar. Mi madre se sorprendió al salir al comedor y ver mi elección de vajilla, pero la aprobó con un cabeceo convencido.

Y ni bien la delicadeza de los platos fue tapada con la comida casera con la que soñé todo el año, inició la conversación.

-¿Qué ocurrió de divertido en la escuela, Lyosha?

-Hubo… -No. Mencionar que había habido dementores rondando los alrededores daría problemas-. Hubo algunas clases interesantes –improvisé-. En clase de Cuidado de Criaturas Mágicas vimos un hipogrifo.

-¿Qué es eso? –preguntó con curiosa ingenuidad. Ella no había crecido en el mundo mágico, pero siempre se esforzaba mucho en entenderlo para que no me sintiera tan lejano a la magia aquellos meses de verano.

-Es un animal con el cuerpo de un caballo y la cabeza y las garras de un águila.

-¿De un águila?

-Sí, la cabeza y las patas de adelante. Y tiene alas.

-¿Y no son peligrosos?

-No. Bueno… -oiría lo de Malfoy de un modo u otro-, un chico de Slytherin salió herido, pero fue porque se acercó sin cuidado.

-¿Y está bien? ¿Lo lastimó mucho? –preguntó como si acaso fuese hijo suyo.

-No, no fue mucho –sonreí-. Le arañó un poco un brazo apenas; Malfoy es un exagerado. Los de Slytherin odian a Hagrid y quieren perjudicarlo con cualquier tontería.

-¿Cómo tontería? –Golpeó la mesa con la mano abierta-. ¡Un chico salió herido por un… un… ave de rapiña de tamaño industrial! –Me reí-. ¡Estoy hablando en serio, Alexei! ¿Tienes idea de lo que me pasaría a mí si llevo a clase un animal y acaba lastimando a uno de mis alumnos? ¡Y aunque no le hiciera ningún daño me metería en problemas por el sólo hecho de haber perdido el control sobre él!

-Lo sé, lo sé. El padre de Malfoy mandó a sacrificar al animal.

-Oh… ¿lo sacrificaron, entonces?

-No, se escapó. Dicen que se soltó la cadena, seguramente porque jalaba. Son animales muy fuertes.

-¿Cómo es que un animal así es legal de llevar a una escuela?

-Bueno, a Hagrid le gustan mucho los animales peligrosos… ¡pero sabe controlarlos! –me apuré a agregar.

-No lo suficientemente bien si atacó a un alumno.

-Malfoy en serio estaba buscando problemas.

-¿Quién es este Hagrid? Me suena su nombre.

-Es el guardabosque, da clases a partir de tercer año.

-¿El guardabosque? –Alguna idea peligrosa pareció conectarse en su mente-. ¿No es este hombre del que me contaste el año pasado? El que fue expulsado de Hogwarts porque una de sus mascotas mató a una alumna.

-Eh… -Demonios-. Sí, él.

-¡¿Y él es ahora quien enseña sobre criaturas mágicas?! ¡Pero… fue expulsado! ¿Cómo es que está habilitado para dar clases?

-Dumbledore confía en él.

-¿Y el ministerio no tiene reglas, leyes? ¿No debes presentar un título de docente para ser habilitado a trabajar como tal?

-No… sé. Las clases son afuera, no en el castillo, así que tal vez eso lo habilite.

-¡AL CONTRARIO! –Volvió a golpear la mesa-. Sacar a los alumnos del colegio requiere de un permiso por escrito de los padres, sobre todo si se los va a poner en situaciones de riesgo. Además, fuera del colegio, tiene que haber un adulto cada diez niños, ¿y dices que este hombre sin estudios completos ni habilitación real del ministerio les da clases a los tuyos Y a los de Slytherin a la vez?

-Las reglas del mundo mágico son distintas a las de tu mundo, ma –protesté.

-¡Pero los niños salen igualmente lastimados! ¿Cómo hago para poner una queja? Este hombre necesita cesar su enseñanza hasta no obtener la cualificación necesaria, y el director debe recibir una sanción disciplinaria.

-No podrás hacer nada. El ministerio no tiene poder sobre Dumbledore.

-¿El gobierno no tiene poder sobre el director de un colegio secundario?

-Dumbledore es uno de los magos más poderosos que existen.

-Por tener poder uno no debe ser inmune a la justicia. ¡Así es como acabas teniendo corruptos y gente peligrosa! –Algo pareció iluminarse en su mente y me dedicó una expresión de victoria mezclada con rabia-. ¡Así es como acabas con ese-del-que-no-debemos-hablar!

-“El-que-no-debe-ser-nombrado” –la corregí.

-¡ALEXEI! –Volvió a golpear la mesa-. ¡Esto es en serio! Esa escuela es una desgracia esperando ocurrir. Irás a otra.

-¡¿Qué?! ¡No, no quiero cambiarme!

-No voy a esperar a que el director se corrompa… ¡más aún! Claramente no sabe lo que hace si puso a alguien no cualificado en un cargo de tan alto riesgo para el alumnado.

-¡Dumbledore sabe lo que hace! Él tiene un sexto sentido y tal vez hasta un décimo.

-¿Y cómo fue que el año pasado se le pasó que el profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras era un absoluto fraude? –preguntó con una sonrisa maliciosa. Lancé mis brazos al aire.

-Tengo que dejar de contarte tanto.

-Llamaré a tu padre. Te irás a vivir con él y estudiarás allá. –Se levantó y agarró el teléfono con un rápido manotazo-. Hay una escuela en Rusia, ¿verdad? Creo recordar que sí.

-Sí, la hay –cedí, derrotado. Tal vez no fuera mala idea; tenía muchos amigos en mi país natal y sabía que Durmstrang era genial. Mi madre se calmó de pronto y me miró entrecerrando los ojos, con un dedo aún presionando el primer número.

-¿Quién es el director…?

-Uh… Karkarov –recordé-. Igor Karkarov. Es un sujeto rudo, pero los chicos dicen que sabe mantener el orden. –Ella bajó lentamente el teléfono, manteniendo esa expresión de desconfianza.

-¿Dónde pido sus antecedentes?

-Te ahorraré la molestia –gruñí deslizándome en la silla-: es un exmortífago.

-¡¿QUÉ?!

-Le dieron libertad condicional tras delatar a algunos de los suyos. –Mi madre soltó un gritito ahogado.

-Eso es todo –golpeó el teléfono-, no irás más a la escuela. Estudiarás magia aquí. Te compraré todos los libros y herramientas que necesites; puedes incluso practicar dentro de la casa. No me importa que explotes unas cuantas cosas si así estás lejos de toda esa corrupción.

-Para los menores de edad es ilegal hacer magia fuera de la escuela… -respondí, aburrido de tanto drama.

-¿Y qué pasará si te atrapan? ¿Te obligarán a dirigir alguna universidad? ¿Te darán el título de médico y un hospital a cargo? ¡Porque oí que si una mascota tuya asesina a una compañera de escuela y te expulsan, te convalidan todas las materias de magisterio! –gritó consternada y salió dando pisotones.

Suspiré.

En serio tenía que aprender a hablar menos.

Hippogriff_plushie


Gracias a todos por compartir conmigo esta nueva entrada sobre Harry Potter. Sí, tengo un problema con Dumbledore y su inmunidad legal, pero ser una tiquismiquis abre puertas a mundos jamás pensados.

Si no conocen mis otros escritos sobre la saga y quieren leerlos, les dejo los enlaces. Entra aquí para leer sobre mi visión sobre Azkaban y aquí para conocer mi opinión sobre el futuro de estos pobres jóvenes magos. Y suscríbanse para recibir noticias de futuros escritos, hay algunos más de Harry Potter por venir, así como cuentos tradicionales de los alas’arr (los que ya están disponibles están aquí y aquí).

~Ancient Forest


*Lyosha es una de las formas diminutivas de Alexei. Además, su apellido (dato que no sirve para nada. pero como lo pensé, lo comparto) es Roshan. La madre es británica, no rusa, y ni idea su nombre… *prioridades*

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s