La Catedral de las Sílfides

Ven a oír las historias del viento

Harry Potter arruinó mi vida

3 Comments

Nerviosa, golpeteé la silla con la punta de los dedos y respiré profundamente. Ser auror había sido el sueño de mi vida desde niña y sabía que sería buena en ello, aunque hubiera tardado en animarme a tomar la decisión. Los últimos eventos del mundo mágico me habían inspirado.

Varias personas pasaron antes que yo y salieron en silencio poco tiempo después. No había celebraciones ni expresiones de alivio, por lo que supuse que el entrevistador debía ser difícil.

Cuando finalmente fue mi turno, acomodé mi túnica, enderecé mi postura y entré con mi mejor sonrisa. Un hombre de mirada severa y mandíbula cuadrada me saludó con un cabeceo.

-Siéntese, por favor. Emmeline Abbott, ¿correcto? Soy Evan Silverwick, conduciré su entrevista hoy.

-Un gusto conocerlo, señor Silverwick.

-Cuénteme por qué desea ser auror.

-En mi país, Inglaterra, hubieron muchas instancias de gran peligro social y la impotencia una y otra vez ocupó un gran lugar en mi vida. Probé diferentes carreras, pero nunca se fue de mi mente que el proteger al más débil era mi destino.

-¿Por qué no se quedó a servir en Inglaterra?

-Había demasiados aplicantes; no necesitaban más aurores.

-Comprendo. –Quitó su atención de mí y la puso en mi currículo. Aproveché a rearmar mi postura y acomodar cualquier cabello fuera de lugar que pudiera hacerme ver rebelde o poco aplicada-. Veo que tuvo excelentes notas durante su cursada. ¿Ravenclaw?

-Sí, señor.

-Excelente, hemos tenido buena experiencia con los de su casa.

-Creí que los Gryffindor sobresaldrían en este trabajo.

-Para nada. Dejamos de contratarlos porque saltaban a la acción sin pensar dos veces en las consecuencias. Demasiado alocados, ¿sabe? Mucho papeleo y borrado de memorias a los muggles… –Pasó una hoja y la confusión se adueñó de su expresión-. ¿Dónde están sus notas de los ÉXTASIS?

-No pude tomar los exámenes.

-¿Por qué exactamente?

-A fin de mi séptimo año un alumno de segundo mató una serpiente en un baño y el director canceló todos los exámenes para celebrar.

-¿Disculpa? –exclamó perplejo. Me encogí de hombros-. Bueno… He oído que el director es algo extravagante. Necesitaría que me traiga una nota suya verificando lo que me dice y…

-Oh, no, fue asesinado –expliqué servicialmente. El señor Silverwick frunció el ceño pero torció una mueca que me indicó que deseaba no preguntar.

-Entonces… necesitaría una nota de quien sucediera a este hombre…

-Tampoco será posible, él fue quien asesinó al director anterior y…

-Está en Azkaban ahora.

-No, lo mataron también. –Silverwick me miró con expresión turbada.

-Tráigame una nota firmada y sellada por quien sea que haya sucedido a ese hombre, o a quien sucediera a ése en caso de que también lo mataran. Haré entonces una petición para que abran una instancia extraordinaria para que tome los ÉXTASIS.

-¿Me los tomarán en el colegio?

-¿Por qué? ¿Hay algún problema con el colegio?

-Es que el edificio entró en reparaciones luego de que un grupo de psicópatas y fugitivos de la ley le declararan la guerra a unos adolescentes. –Un denso silencio se alargó entre nosotros.

-¿Y… cree que las reparaciones tomen mucho tiempo?

-Sí, el presupuesto bajó mucho luego de que GreenSpell demandara al colegio tras enterarse que un par de alumnos tiraron hombres lobo por un acantilado o algo así. ¿Sabía que son una especie protegida? –Silverwick negó con la cabeza-. La actual directora tampoco sabía, por eso autorizó que pusieran los explosivos en…

-Agradezco su tiempo, señorita Abbott, la estaremos enviando una lechuza en los próximos días.

-No lo harán, ¿verdad?

-No, y por favor dé aviso a sus compañeros de Hogwarts que deben quedarse de su lado de la frontera o habrá represalias.

——————————————–

Llevo tiempo sin reírme tanto mientras escribo. La idea de “los alumnos de séptimo perdieron los ÉXTASIS cuando Dumbledore canceló las clases” no es mía, la leí varias veces por ahí, pero no había encontrado a nadie que hubiera escrito algo con base en ella, así que decidí que lo haría yo. Hablamos mucho (dos horas) con un alumno de mi taller de escritura sobre la lógica del mundo mágico, así que pueden esperar que los escritos sobre Harry Potter continúen. ¡Toquen el botón de “seguir” para no perderse ninguno!

Decidí que la historia no ocurriría en Inglaterra porque sería absurdo que alguien del ministerio ignore lo que pasó en Hogwarts, pero no necesité irme muy lejos ya que, siendo que Voldemort nunca logró hacerse con el poder, los otros países podrían no haberse enterado o no tener su nombre tan presente. Si esta explicación no les satisface, les dejo otra, mucho más mágica: el buen Silverwick vive, literalmente, en un tupper.

Si les gusta mi arte, por favor consideren apoyarme en mi patreon. Toda contribución, por más pequeña que sea, es un enorme salto en mi carrera como escritora.

¡Ravenclaw rules!

Si les gustó esta entrada, sepan que tengo otro escrito de Harry Potter esperándolos.

~Ancient Forest

Advertisements

3 thoughts on “Harry Potter arruinó mi vida

  1. Nada mejor que reír mientras escribimos 🙂
    Excelente, como siempre, con tu toque de magia personal.

    Like

  2. Pingback: Azkaban te da la bienvenida | La Catedral de las Sílfides

  3. Pingback: ¡Hijo, Hagrid te va matar! | La Catedral de las Sílfides

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s