La Catedral de las Sílfides

siéntate a oír las historias del viento

Revolución Reign: Príncipe – Capítulo 6

2 Comments

Capítulo anterior: https://lacatedraldelassilfides.wordpress.com/2016/03/31/revolucion-reign-principe-capitulo-5/

—————————-

Suspiré, sonreí y hubiese bailado, pero me dejé caer sobre el piano para que el golpe de mi cabeza hiciera por mí el sonido de victoria. Aquella era mi última clase; luego de almorzar comenzarían mis estudios formales y no tendría que volver a oír ni pensar en aquella horrible música. Muse, mi maestra, palmeó mi espalda con elegancia y me deseó una buena vida con una sonrisa auténtica. Aunque aquel instrumento fuese su pasión, entendía que yo no la compartiera. Agradecí profundamente y me levanté. Me sentía renovado y con tanta energía que corrí a la cocina de la guardia.

Como el décimo tercer jardín se había convertido en nuestro lugar de encuentro con Path, me había ocupado de convertir en habitual mi presencia entre los guerreros. Como ahora participaba de las reuniones del consejo, en las cuales no había vuelto a hablar excepto cuando me lo pedían, todos creían que mi constante paseo entre los guardias, a veces hasta acompañando a los farseers, se debía a mi interés en aprender. Bueno, ése era un beneficio secundario y mi padre se mostraba conforme con ello, por lo que lo hacía con alegría.

Sorsz también estaba más contento conmigo y, aunque cada noche me buscaba para preguntarme qué había hecho en el día, no se entrometía tanto como había esperado; usualmente no tenía siquiera que mentirle para tenerlo conforme.

Path comenzó a contarme sobre sus amigos muertos sin titubear, aunque estaba casi seguro que no había abandonado su temor a que su presencia me matara. La voz que percibiera aquel día sólo la había oído yo, lo cual me ganó que Path se riera de mí y me preguntara a cada oportunidad que tenía si seguía oyendo la voz del “espíritu acosador”.

Esas bromas que me asustaban le encantaban, así que comencé a desquitarme: tomé bajo mi protección a una sirvienta demasiado temerosa de mi padre como para delatarme y, bajo la promesa de cuidarla o la amenaza de destruirla, me obedecía sin dudarlo. Con eso asegurándome su lealtad, me animaba a darle una canasta con algo de carne, pan, sal y el mejor hilo que Star me cedía, y la enviaba a casa de Rock para que él le diera todo a Path; confiaba en la sirvienta, pero no lo suficiente como para darle información sobre el verdadero destinatario de aquellas cosas. Mi hermano originalmente se resistía, pero cuando descubrí el tiempo exacto que debía dejar pasar entre un regalo y otro, todo comenzó a ir mejor.

Seguía siendo tan flaco como siempre, pero se notaba que había ganado peso. Su cuerpo estaba en mejor forma y los largos músculos de sus brazos se marcaban lo suficiente como para hacerme pensar dos veces antes de darle un golpe, ya que eso siempre nos llevaba a un forcejeo que yo siempre perdía. No podía quejarme: perder me molestaba, pero sus victorias indicaban que se había puesto más fuerte que yo, y eso de algún modo me hacía feliz.

–Buenos días, maestro –saludé a Ink.

–Por favor, milord, a estas alturas ya soy más su compañero de lectura que su maestro –se volteó a verme y se quedó estupefacto–. Pero bueno, ¿y esa sonrisa?

–Algunas cosas han salido bien –respondí sin más, él rió. Ink había sido mi maestro de historia desde que comenzara mi amor por las cosas viejas y ya habían pasado tantos años que era uno de los pocos que yo sentía que genuinamente me quería.

–Me enfelice saber que ha disfrutado su descanso –dijo divertido. Sí, el trato formal seguía, pero su amor por inventar palabras le daba aquel aire relajado que me agradaba. Hablar con él era como leer un buen libro; un buen y muy extraño libro–. Le conseguí lo que me pidió –dijo rebuscando en su enorme bolso de cuero con cuidado; había muchas cosas allí que eran frágiles, por lo que nunca era un trabajo sencillo extraer algo, pero finalmente encontró y sacó un pequeño libro con tapas de un cuero muy poco trabajado y me lo tendió–. Su propio ejemplar de “War thoughts”. Sé que se lo prometí para su cumpleaños, pero no pude conseguirlo antes; los escribas no gustan mucho de Last porque su prosa no es muy… –hizo un floreo con una mano– distinguida.

–Lo sé. –Recibí el pequeño libro–. Me costó entenderlo la primera vez, pero lo vale –afirmé convencido mientras lo ojeaba con cuidado, el papel era realmente fino–. Gracias.

–A usted –respondió sorprendido–. Realmente ha cambiado algo –señaló divertido.

–¿Tanto? –pregunté como si exagerara; cerca de ese hombre me pasaba de hablar de más y nunca me había molestado, pero ahora tenía cosas que proteger con mi silencio.

–Sí, pero no se hable más. Comencemos la clase –dijo girándose de forma teatral. Había entendido que no quería profundizar en el tema y él siempre respetaba mi privacidad.

Se sentó con elegancia, enganchó sus rizos anaranjados detrás de sus orejas y comenzó la clase sin demorarse.

–¿Dijiste hacha? –pregunté captando una palabra de lo que había dicho en una larga frase que no escuché por estar divagando. Ink me miró con severidad.

–Sí, Daevir era muy diestro con ella, aunque rara vez iba armado.

–Me sorprende que siquiera supiera usar un arma siendo rey.

–En tiempos de guerra, un soberano competente sabe que estará frente a su ejército en cualquier momento y debe saberse preparado.

–Entiendo. Ser rey ha de ser difícil.

–La teoría dice que no es difícil ya que te has preparado para ello, pero no comparto ese pensamiento. Leer libros te hace inteligente, pero no comprensivo; y ambas cualidades son indispensables en cualquier persona con poder.

–Mi padre no es comprensivo –hablé sin pensar.

–¿Intenta decirme que no considera que su padre sea buen duque? –preguntó con severidad, pero no respondí. Si mi maestro me delataba estaría en graves problemas–. Me sorprende compartir una opinión tan particular con usted –dijo sosteniéndome la mirada, pero esta vez, no lo reconocí. ¿Siempre habían sido tan astutos y despiertos los ojos de mi maestro? Me sonrió con complicidad y pareció realmente conforme–. Es todo por hoy, puede irse a casa.

–Gracias, maestro –respondí aún algo aturdido. Algo acababa de cambiar entre los dos y era difícil de creer: luego de años de leer codo a codo y debatir ideas hasta entrada la noche, un simple comentario nos había hecho encontrarnos con la chispa rebelde del otro.

Reverencié sutilmente aunque no me miraba y salí mientras se entretenía ordenando los libros en su bolso. Aquel día, por ser el primero, tenía además la clase de economía, a la que fui de inmediato. Tenía más ganas de encontrarme con Path para contarle todo que de ir a clases, pero tenía fe que sería una clase breve.

Quien daba las clases resultó ser una mujer, Lack, tan severa que estuve en todo momento sintiendo que si cometía un error me golpearía con la vara que agitaba amenazadoramente. Finalmente lo hizo, pero para corregir mi postura: me obligaba a sentarme como si estuviese tomando el té con el rey y a hablar como si mil escribas tomaran nota de lo que decía para la posteridad.

No estudiamos nada, como preví que sería, pero un repaso por el programa que había preparado para mí me entusiasmó lo suficiente como para no dejarme sentir que había perdido mi tiempo yendo allí: Lack creía que sólo sería un buen consejero para mi hermano si lograba llenar cada carencia que él tuviera y, después de entrevistarlo, había descubierto que eran muchas. Sorsz era un hábil guerrero y sus profesores de estrategia decían que no habría batalla que no ganara, pero en lo que refería a dirigir un ducado… Bueno, Lack dejó en claro que dudaba de sus capacidades.

No había quejas por mi parte: que mi conocimiento fuese tan amplio como llegase a necesitar en el peor de los casos era exacto lo que quería. A pesar de mis reservas iniciales, salí de la primera clase con una sonrisa y una sensación de que aquel sería un gran año.

–Milord –dijo acercándose la sirvienta pelirroja a mis órdenes ni bien volví al castillo.

–Buenas tardes, Faith, ¿qué necesitas?

–Sólo quería que supiera que hay un farseer buscándolo.

–¿Farseer? ¿Cuál?

–No sé cuál, milord… me lo dijeron… y como no trabajo hace mucho aquí no los conozco aún. –Bajó la cabeza, avergonzada y con rubor apareciendo en sus mejillas.

–¡Lord Reign! –se oyó una voz potente gritándome. La sirvienta se volteó para ver de dónde había salido.

–Supongo que ése es él.

–Gracias Faith, harías bien en alejarte –ordené. Ella reverenció y salió a paso rápido. Volví la vista al farseer y me alegró que pareciera no haber oído. Grass[7] era la única farseer mujer, pero su cabello corto, ropa masculina y carácter feroz la hacían parecer un hombre; y sabía que había golpeado a guerreros y sirvientes por igual al confundirla–. Buenas tardes.

–Su padre está buscándolo, quiere verlo en su estudio ahora –dijo con una brazada que me indicaba que no tenía un segundo para dudar.

Comencé a caminar con elegancia con la mujer a mi espalda y traté de percibir qué pensaba ella, para saber si debía estar alerta por mi seguridad o la de Faith, o por ambos o ninguno; pero finalmente no dio señales que me permitieran preocuparme y llegué a la puerta más inquieto aún: si algo pasaba, no tenía idea, y no quería bajar la guardia.

Mi padre estaba sentado en su silla con su fuerte presencia, pero no parecía estar de mal humor. Me invitó a acercarme y descansó su peso apoyándose en su gran escritorio.

–¡Reign! ¿Cómo estuvo tu día? –Sonrió amable.

–Muy interesante –respondí devolviéndole el gesto y sentándome. Ash, sentado detrás de mi padre, bostezó y comenzó a cabecear–. Ink me regaló un libro, repasamos la segunda era humana y me dijo que comenzaremos con la tercera mañana. Lack me contó qué quería lograr conmigo en las clases y acordamos los días y horas en los que nos encontraríamos.

–¿Qué quiere lograr contigo?

–Quiere que sepa de tantas formas de manejar la economía como sea posible, aún en los peores casos, para poder servir a Sorsz apropiadamente cuando él me necesite –expliqué sin dar mucha importancia. Mi padre se quedó mirándome en silencio y finalmente afirmó.

–Qué bien, hijo –sonrió. ¿No le había agradado mi respuesta? Realmente parecía estar forzando aquella reacción–. Te has portado muy bien, parece que finalmente has madurado. Tengo grandes expectativas puestas en ti. Sigue portándote bien.

–Me esforzaré.

–Bien, bien –afirmó y se volteó–. ¡Ash! –Gritó. El farseer dio un respingo y en un segundo estuvo de pie–. Tráeme té.

–¿Yo, lord? –Preguntó asombrado, ése no era su trabajo.

–Estoy enseñándole a mi hijo a no permitir que sus empleados duerman en el trabajo –me miró y sonrió. Reí lo suficientemente alto para complacerlo, no demasiado para que Ash me odiara–. Muévete –le ordenó con fiereza. El hombre se puso en movimiento de inmediato–. Y tú, sigue así –me dijo–, ya puedes irte.

–Sí, padre, gracias.

Me abrieron la puerta y dejé salir primero a Ash, quien tropezó por ir aún medio dormido. Lo seguí y vi en el pasillo, jugueteando con sus propios dedos, a Faith. Pasé frente a ella y comenzó a seguirme, últimamente parecía un pequeño perro obediente.

–¿Necesitabas algo más?

–Bueno, sé que será mañana cuando usted pedirá que lleve comida a su cuñado –respondió en voz baja–, pero hoy llegó un pequeño cargamento con algunas cosas.

–¿Y son cosas que no pueden esperar a mañana?

–No el azúcar, milord –susurró–; el jefe de la cocina la guardará en el depósito privado de su familia cuando llegue a supervisar el servicio del primer turno de la cena de la guardia. Si quiere enviarle azúcar a su cuñado, debería decírmelo ahora. –Me detuve y me volteé a mirarla. Sabía que era leal a mí porque la tenía vigilada, pero aquel límite no le había pedido que lo cruzara.

–¿Crees poder?

–Sí, lord –dijo con seguridad, su rostro se iluminó con una sonrisa y me pregunté qué clase de satisfacción sacaba de aquello; tal vez fuera una ladrona frustrada que había encontrado su pasión en el trabajo que le había dado–. Esta noche, antes de que llegue el jefe Season; siempre están todos muy ocupados como para mirar qué hace el que está al lado.

–Entonces hazlo –ordené. Ella reverenció con alegría y siguió su camino. Primero Ink y ahora Faith… ¿Cuántos más habrían por ahí usando máscaras tan creíbles?

Avancé por el pasillo hasta la cocina y apenas estuve lejos de ojos curiosos y oídos atentos, me escabullí al décimo tercer jardín, donde Path hablaba solo y reía a carcajadas. Bueno, sabía que no estaba solo, pero era más fácil pensar que aquello era resultado de su locura particular que comenzar a hilar fino en el hecho de que allí había gente que yo no veía. Me detuve con cierto pánico, pero ninguna risa ni voz me sorprendió, por lo que me relajé con un suspiro. Si Path estaba loco era un alivio, pero si lo estaba yo y la voz que me hablara la había imaginado, celebraría embriagándome hasta caer muerto.

–¿Loco aún? –pregunté acercándome.

–Eso quisieras. –Qué bien me conocía–. Me encanta que seas tan cobarde.

–No soy cobarde –dije sentándome y dándole un puñetazo en un hombro.

–Y me encanta que lo niegues –agregó contento. Volví a golpearlo y, antes de darme cuenta, estaba boca abajo con mi hermano trabando uno de mis brazos tras mi espalda. Debía aprender a no dejarme llevar tan fácilmente–. Di que soy el hermano atractivo y te suelto.

–¡No! ¡Eres feo como pegarle a una madre! –forcejeé. Él rió y se dejó caer a mi lado. Me acomodé y froté mis brazos. Alimentar a Path sólo había hecho que su brutalidad habitual pasase de ser un inconveniente a un peligro.

–¿Cómo estuvieron tus clases? –preguntó descansando su cabeza en sus manos.

–Interesantes. Aún no puedo creer que haya acabado con el piano.

–Eso es una lástima, me hubiese gustado oírte tocar alguna vez.

–No en esta vida –afirmé con severidad y él me sonrió; esperé que eso significara su renuncia al tema–. Estoy contento.

–Te ves contento.

–Hay algo que quiero decirte, con respecto a la rebelión. –Él se irguió–. Los apoyo, de verdad, pero siento que no puedo ser parte de algo así. No soy un guerrero.

–Tú eres lo que tú haces de ti con tus creencias. ¿No eres tú acaso el que ve el mundo gris y se acusa a sí mismo de ser de igual modo? Tus creencias, aún las que no son sobre ti mismo, determinan quién eres; y si dices que no eres un guerrero… no lo serás.

–Pero creo que tampoco quiero serlo.

–Ah… –dijo deteniéndose de pronto– entonces está bien –se encogió de hombros–. Lamentaré que no estés con nosotros, aunque imagino que Starling estará contenta de saber que no te involucrarás.

–Quiero hacer un cambio –le aseguré–, pero quiero hacerlo sin tener que luchar. Hasta ahora mis estudios no fueron más que acumular conocimiento que me interesaba, pero Ink y Lack comenzarán este año a instruirme buscando que realmente logre entender el mundo para así poder cambiar lo que está mal como consejero de Sorsz.

–Eso es excelente –exclamó con una sonrisa. Sus ojos de manzana chispearon de alegría–. ¡Lo harás!

–Siempre eres tan… –sonreí–. ¿Por qué? Sé que dijiste que tú tendrías la victoria de tu vida, pero ¿en qué momento empezaste a ganar esa batalla?

–Me alegra que preguntes –apuntó y se levantó de un salto–. Es hora de mostrarte mi segundo secreto –me tendió una mano y me recorrió un escalofrío–. Por esto te pedí que vinieras hoy –sonrió y agitó la mano para que la agarrara–. Éste es el último, lo prometo.

Me agarró de la mano con fuerza y me obligó a levantarme. Lo seguí a través del jardín con cierta reserva, pero recordándome que confiar en él siempre había valido el dolor y la angustia por los que solía hacerme pasar.

Lo miré, él se veía nervioso, pero en absoluto parecía que fuese a llorar, por lo que tal vez no era un mal secreto; al contrario, parecía que no aguantaba la intensidad de la sorpresa que me daría. Me relajé un poco por eso: si alguien sufriría, al menos sólo sería yo esta vez.

Se detuvo ante una de las puertas de las habitaciones del fondo y me miró con un extraño brillo en los ojos.

–¿Entraste aquí antes?

–No, a ningún cuarto; temía molestar a los espíritus. –Me asaltó el pánico y me aferré a su brazo–. ¿Qué guardas ahí? –Mi hermano rió.

–Qué cobarde eres –dijo abriendo la puerta. La habitación se veía normal desde fuera, aunque una sensación extraña me erizaba los pelos de la nuca–. Vamos despacio –propuso.

–¿Hay algo ahí que vaya a saltarme al cuello? –pregunté asustado; ya no me importaba que viera mi miedo, de todos modos no había hecho un buen trabajo escondiéndolo.

–No, no. Nadie quiere herirte ni asustarte, éste es un regalo para ti.

–¿Por qué vacilamos tanto entonces?

–Pensé que tal vez estabas más cómodo así –dijo con una expresión extraña que no logré descifrar. Dio un paso largo para entrar y me hizo relajar mi agarre, pero me rehusé a soltarlo. Dudaba ser capaz de usarlo de escudo si algo pasaba, pero era inevitable sentirme más seguro teniéndolo entre mi cuerpo y lo que fuera que íbamos a encontrar allí.

El lugar estaba empolvado y parecía haber sido un dormitorio, dado que había allí una cama. Pero nada más indicaba que hubiese servido para ese propósito: no había muebles para guardar ropa, ni siquiera uno de aquellos precarios baúles que se usaban en el norte. ¿Quién habría dormido allí? ¿Por qué se habría ido y dónde estaban sus cosas? ¿Sería uno de los esqueletos abandonados afuera?

Path me miró, expectante y advertí que estaba divagando demasiado: volví a analizar el lugar con cuidado; ¿había algo allí que estuviera perdiéndome? La habitación era pequeña y estaba casi vacía, con excepción de la cama, una pequeña mesa, y mucho polvo y oscuridad reclamando todo.

Entonces entendí: veía. Había luz entrando por la puerta, luz real del exterior; pero del otro lado de la habitación, tras una cortina rasgada que se veía pesada, ocurría lo mismo. Mi hermano se adelantó y descorrió la oscura tela con cuidado, no lo suficiente como para dejarme ver, pero sí lo necesario para cegarme; llevaba un minuto acostumbrándome a la oscuridad, y toda una vida a la luz falsa que nos acompañaba durante el día en el interior.

Path cruzó, mirándome mientras lo hacía. Avancé tras él y crucé, cuidando mis pisadas para no tropezar con lo que parecían ser escombros. Pateé algunas piedras y entendí: aquello no era una puerta, tampoco una ventana, sino un hueco en la pared.

Hice sombra a mis ojos con una mano y sentí a Path agarrándome del brazo, como si quisiera impedirme retroceder u obligarme a avanzar. Parpadeé varias veces y en unos pocos segundos todo comenzó a aclararse: verde, un bosque, terreno elevado y curvilíneo, y cielo, demasiado cielo, muy extenso y pesado como para sostenerse allí arriba él solo.

Dejé escapar mi aliento mientras intentaba mirar a los lados con mi visión periférica: nada estaba allí para sostener todo aquello, y lentamente y sin un crujido amenazador que advirtiese a quienes estábamos debajo, comenzaba a caer. Jadeé. Mi corazón martilleaba con tanta fuerza que me hacía zumbar los oídos y no podía oír nada. Di un paso atrás y algo me hizo tropezar y quedar demasiado indefenso ante todo aquello. El cielo se desplomó sobre mí y todo su peso me aplastó el pecho con tanta fuerza que no pude respirar.

Boqueé buscando aire y, apenas pude juntar el suficiente para hacer mi mente funcionar, me giré y arrastré al interior de la habitación otra vez. La oscuridad me acogió con un dulce abrazo y me quedé tendido bajo su protección. Sentía como si acabara de correr por el castillo escapando de una golpiza severa, la cual de todos modos parecía haber recibido.

Sentí una mano en mi brazo y una mirada: los ojos manzana de Path fueron un baño de agua fría; casi había olvidado que estaba allí conmigo. Él me sonrió y me frotó con fuerza.

Abrí la boca para manifestar el horror de casi haber muerto, para disculparme por haberlo dejado atrás aún siendo parte de mi sangre, pero no salió ningún sonido, no más que un inteligible jadeo que bien podría haber sido de un moribundo.

–No te apures –me dijo con una dulzura y comprensión paternal que no recibía ni de mi propio padre. Intenté erguirme, pero él nuevamente me empujó para que me acostara–. No te apures –repitió. Afirmé y dejé la cabeza en el piso.

Me relajé y mis músculos se aflojaron. Me oí exhalar abruptamente y la oscuridad lentamente borró la luz que entraba por la puerta, por el hueco en la pared y, finalmente, se llevó también a Path.

 

Cuando la luz reapareció, lo hizo con fuerza. Los colores tardaron más de lo normal en asentarse y las figuras estuvieron mucho tiempo sin ser más que manchas borrosas.

–¿Volviste? –preguntó Path como un eco lejano. Me moví despacio; la espalda me ardía. Froté mis ojos y parpadeé varias veces–. ¿Reign? –Insistió mi hermano, su voz tenía un tinte de preocupación. Giré la cabeza y lo encontré mirándome.

–¿Qué pasó?

–Te desmayaste –dijo sin siquiera sonreír. ¿Por qué no estaba burlándose de mí?

–¿Por qué? –Me apoyé en mis manos y me senté. El roce de mi ropa me causó un gran dolor y entendí que definitivamente me había lastimado la espalda. Al tocar, no toqué sangre, pero sí sentía la piel herida, como si me hubiese raspado.

–¿No lo recuerdas? –Alcé la vista para mirarlo y noté que estaba otra vez en el jardín. Al fondo, la puerta cerrada que había cruzado momentos antes se impuso ante todo lo demás como si me pateara en la frente.

–S–sí me acuerdo –balbuceé–. Pero… ¿Qué…? ¡El cielo! ¡S–se caía! –Miré arriba, temeroso, pero no parecía haber cambiado nada–. ¿Qué clase de sorpresa fue esa? ¡Vas a matarme con tus secretos!

–Lo siento, no pensé que fueses a vivir con tanta intensidad el poner un pie afuera.

–¡Eso no fue afuera! ¡Eso fue…! –Me sobresalté. En un segundo mi respiración se normalizó, pero sólo fue una calma momentánea; sabía y sentía que estaba todo en mi vida a punto de derrumbarse–. Path… eso… ¿a qué te refieres con…?

–Calma –dijo acariciando mi cabeza. Ya estaba tranquilizándose, pero yo sólo sentía que empeoraba–. También me asusté la primera vez que descubrí que el mundo no tenía un techo –sonrió–, pero no recuerdo haberme desmayado.

–N–no entiendo. ¿Eso fue… fuera?

–Sí, fuera de Ars Vigil. Sí, está muy cerca –adivinó–. A un par de muros de distancia, donde siempre ha estado.

–El cielo se caía, estoy seguro. Sentí que me aplastaba.

–Bueno, pero no te aplastó, ¿o sí? Estás aquí, entero, y yo también –aseguró frotándome la espalda, justo donde tenía la herida. Solté un quejido de dolor, pero me ignoró.

Mi corazón latía fuerte y mi estómago estaba revuelto; hubiese vomitado de no ser porque lo tenía vacío.

Path se acercó un poco más y me abrazó como si temiera partirme. Luego se quedó allí, sin moverse, generándome calma. Lentamente respiraba con más profundidad y volvía a sentir mi cuerpo completamente al servicio de mi voluntad. Mi hermano me abrazó con más fuerza y entendí que se había asustado. Al desmayarme lo había hecho creer que su sorpresa acababa de matarme y eso sólo lo habría convencido de aquella estúpida creencia de que su don mataba a la gente que se animaba a acercarse a él y quererlo.

–¿Estás bien? –pregunté. Él se apartó, se le habían caído algunas lágrimas.

–Sí. –Se veía pálido. Se enjugó las lágrimas con cierta rudeza.

–En el norte dicen que los hombres no lloran –decidí bromear–. Dicen que es de niños y dementes.

–Bueno, yo sé cuál quieres tú que yo sea –dijo divertido atrapándome por el cuello con un brazo, pero esta vez no me costó tanto repelerlo. Sonreía, pero no era su felicidad de siempre y eso parecía quitarle fuerza.

–¿Estás bien? –Volví a preguntar–. ¿Quieres que busque algo de comer en la cocina?

–Estoy bien. Tú busca algo, te desmayaste. –Se puso de pie y me obligó a levantarme–. Vamos, ¡ve! –Me empujó. Me giré para protestar y una voz habló por mí.

Quiere estar solo –dijo con suavidad–, tú no eres capaz de entender lo que significó esto para él. Déjalo hablar con quienes sí lo entenderán.

–¿Qué pasa? –inquirió Path mirándome con seriedad–. ¿Te vas a desmayar otra vez?

–No, no; estoy bien –afirmé seguro. Otra vez, él no lo había oído, pero no lo había imaginado. Esa voz estaba allí–. Creo que tengo hambre. ¿Estarás bien solo?

–Claro que sí. Iré a dormir hoy contigo, a menos que quieras venir a casa.

–Tú ven, ambos dormimos mejor y mi padre no me dejará irme a dormir con Rock habiendo empezado mis clases.

–¿Tienes clases mañana?

–Sí, temprano… con la espada –recordé con asco.

–Si te permites no ser tan gruñón, podrías hasta divertirte. Bueno, vete y come algo.

–Te veo en la noche –saludé alejándome–. Voz –susurré–, estoy confiando en ti.

Llegué al hueco junto a la puerta, me agaché y pasé. Me asustaba dejar a mi hermano solo, pero sentía que estaría bien. Si alguien era invencible, ése era él; y sus amigos invisibles estarían allí para ayudarlo si algo pasaba. Además, sabiendo que en la noche iría a visitarme, no tendría que esperar tanto para asegurarme que no le hubiese ocurrido nada malo.

Recordé aquel paisaje infinito y me recorrió otro escalofrío, que esta vez me hizo golpear la cabeza contra la pared del conducto. Me sentí ligeramente mareado otra vez, por lo que me apuré. Decidí que comería a escondidas, antes de mostrarme en la cocina, para que nadie me viera con el rostro pálido. Si mi madre llegaba a enterarse de mi desmayo, dejaría su enojo de lado y volvería a tratarme como si jamás hubiese llegado a la mayoría de edad.

Llegué al final y robé una fruta a ciegas de un canasto. Pensé que había tomado una mandarina, por la textura y color de su cáscara, aunque era algo más oscura. Tras la primera mordida noté mi error con gran repugnancia: un limón rojo. No era algo que no me gustara, pero cuando uno se prepara para algo ácido, encontrarse con una fruta tan dulce es horrible. Tragué rápido y seguí comiendo intentando no sentirle demasiado el sabor.

Oí un pequeño bullicio a la distancia y la cocina se silenció. Varios salieron a ver qué ocurría justo cuando un grito agudo llegaba desde más allá de la puerta. Salí de mi escondite y me apuré a seguir a la multitud. Los sirvientes que ya estaban allí se abrieron para dejar un camino para mí, mientras susurraban informándose entre ellos de mi presencia.

Presté atención y oí a un hombre gritando improperios. Alcé la cabeza y avancé para ver qué ocurría, y vi caer al piso a una sirvienta con el cabello corto y rojo oscuro.

–¡Faith! –exclamé acercándome. Se cubría el rostro, por lo que no la vi bien hasta que le tendí una mano y la tomó para levantarse. Tenía un corte en su ceja derecha que sangraba y un área roja justo debajo. Miré alrededor y me encontré con Season, el jefe de la cocina, que tenía el rostro contraído en una mueca de furia–. ¿Qué pasó?

–¡Atrapé a esta… esta… sucia ladrona robándome! –escupió. Me erguí sujetando a Faith a mi lado.

–¿Estaba tomando azúcar? –pregunté con serenidad. Season se calmó abruptamente–. Porque yo le pedí que lo hiciera. –La expresión del hombre fue una clara respuesta–. ¿Eres tonta, acaso? ¿Por qué no dijiste que yo te había enviado? –Faith pareció encogerse de miedo, por lo que suavicé mi mirada para que entendiera que debía actuar conmigo.

–¡No estaba! –dijo ella–. ¡Cuando llegué aquí, él no estaba! Y usted dijo que me debía apurar a llevarle el azúcar, así que decidí entrar y tomarla simplemente, pensando que su orden me protegería; pero cuando llegó no quiso escucharme.

–Entonces, Season, usted llegó tarde a su turno y cuando lo hizo, sin preguntar, acusó a una de mis sirvientas personales de robar y la golpeó sin oír lo que tenía para decirle. ¿Es eso correcto? –Season, un hombre grande y bien conocido por su carácter áspero, retrocedió.

–Es… eso correcto, milord –admitió esforzándose por mantener su entereza. Su hijo, Winter, quien además era uno de los amigos de la infancia de mi hermana Starling, estaba allí; pero por más que me diera lástima hacerlo ver aquello, ya no había vuelta atrás.

–Sepa entonces que lo culpo a usted por esta estupidez –me acerqué y él afirmó su postura, esperando mi embestida–. Y que le quede claro que la próxima vez que golpee a un sirviente, se lo haré lamentar –dije bajando la voz para intimidarlo, pero no demasiado como para que nadie más me oyera–. Tal vez yo no sea el duque, pero aún tengo el poder necesario para hacer su vida miserable. Espero no volver a encontrarme con usted de este modo.

Season no respondió más que con una sonora y profunda respiración, así que me giré, tomé a Faith de un brazo y la llevé afuera. Lo oímos gritar algunas órdenes y todos se movieron de regreso a sus trabajos. Faith suspiró y yo sentí que me desmayaría.

–Gracias, milord, gracias. Gracias.

–Yo te metí en eso, no te podía dejar sola –afirmé con tanta elegancia como me fue posible. Ella pareció no notar que me había asustado a mí mismo más que a Season–. No tomes nada más por ahora, esperaremos a que las cosas se calmen.

–Sí, milord.

La dejé ir y la miré alejarse sin moverme. Ella varias veces volteó la cabeza sin detener su andar. Finalmente salió por una puerta y me aflojé. Froté mi rostro, respiré profundo y enderecé mi espalda.

¿De dónde había sacado yo tanta fuerza? Jamás había amenazado a nadie, menos aún me había parado entre alguien con autoridad y un sirviente. Oí a alguien aguantando una carcajada y miré alrededor, pero estaba solo.

–¿Te estás riendo de mí? –pregunté al aire. La risa aumentó en volumen y me contagió ligeramente. Se oía amable, inocente tal vez–. ¿Quién eres? –quise saber–. ¿Por qué sólo yo te puedo oír? ¿Por qué Path no? –La risa se apagó lentamente y sentí que aquel ser me prestaba atención, como evaluándome y viendo si valía la pena responderme o no.

Yo no estoy aquí por Path –dijo finalmente.

–¿Entonces por quién? ¿Por mí? –Silencio–. ¿Hola? –La presencia ya no estaba. Me quedé esperando hasta que noté a un guardia mirándome desde el fondo del pasillo como si yo estuviese loco. Tosí y caminé en sentido contrario.

Había sido un gran avance, pero tenía otra cosa en qué pensar: ya no podría enviar comida a Path utilizando a Faith, pero dejarlo adelgazar no era una opción. Además, si se enteraba que había habido algún problema, protestaría y comenzaría a rechazar lo que intentara darle. Podía sacar comida de la cocina por mi cuenta, con la excusa de tener hambre, y llevarla al jardín, pero tendría que hacerlo casi a diario y eso cruzaba en exceso el límite tácito que había puesto mi hermano con respecto al tema.

Por otro lado, tomar mucha comida de una sola vez sin llamar la atención sería difícil; no porque fuese a ser echada en falta, los guerreros de la guardia comían a todas horas sin dar tregua, sino porque mi presencia llamaba mucho la atención. Que alguien lo hiciera por mí había sido ideal, pero no sabía de otro sirviente en el que pudiera confiar tanto como en Faith. Ella había entrado hacía poco tiempo, por lo cual aún no tenía amigos y buscaba desesperadamente que alguien la protegiera del tirano que mi padre era con los sirvientes.

Llegó la hora de cenar cuando sentí que finalmente tenía la solución: pediría dinero a mi padre. Él no se alarmaría por unos cuantos cuernos para comprar un caro abrigo para mí o como regalo para alguno de mis maestros. Yo podría encargarle el trabajo a Path y pagárselo a cien veces el precio que quisiera cobrármelo. Tal vez protestara, pero eventualmente aceptaría un pago si era por su trabajo, y a mi padre no le resultaría extraño que gastara en ello porque las prendas hechas por su bastardo eran dignas de la realeza.

Me senté a la mesa con una sonrisa y miré alrededor. Mi madre aún estaba enojada conmigo por haber dejado el piano y corrió el rostro con un bufido cuando la miré. Crown estaba absorto en su mundo interno como siempre; Northern aprovechó a saludarme con una sonrisa y Starling llegó y se ubicó frente a mí.

–¿Y Sorsz? –pregunté al verla ocupar su lugar.

–No cenará hoy –me explicó–, dijo que no se sentía bien.

–Qué raro siendo que mañana empezamos la clase con espadas. Hubiera creído que ni un dios ofendido le impediría ser el hombre más feliz del mundo. –Mis hermanas rieron y percibí una sonrisa ligera en Crown, aunque bien podría habérsela provocado a sí mismo con algún pensamiento, ya que no parecía estar prestándome atención.

–Y hablando de clases –dijo Northern inclinándose sobre la mesa–, nos divertimos mucho en botánica hoy, ¡la profesora es tan linda! ¿Verdad, Starry?

–Sí, es verdad –sonrió–, es lindo tomar una clase juntas, fue muy buena idea.

–¡Si! ¿Y tus clases cómo estuvieron, Rene?

–¡Ni se te ocurra responder! –Ladró mi madre–. No todo gira en torno a ti, ¿sabes? –Miré a mis hermanas, tan sorprendidas como yo, e hice silencio. Lo sentía por mi madre, pero no habría tormenta que pudiera desatar sobre mí que me hiciera volver a tocar el piano.

–Oí que hiciste algo hoy –me dijo mi padre ni bien se sentó.

–Sí, Season golpeó a una sirvienta a mis órdenes.

–¿Por qué la golpeó?

–La vio tomando algo para mí y pensó que robaba. No le dio tiempo a explicarse y tuve que intervenir.

–Me gustó la actitud, dijeron que te veías tan fiero como uno de mis farseers –sonrió–. Pero fue un error hacer eso. Lo sabes, ¿verdad? –Me recorrió un escalofrío al sentir lo mismo que aquella vez que me regañara por hablar durante la sesión del consejo, aunque ahora no sabía exactamente qué había hecho mal.

–No, padre –admití bajando la mirada, pero manteniendo la cabeza alta, a la espera de una explicación. Eso era lo que él disfrutaba, aleccionarme; aunque era desmedido el horror que me provocaba en aquellas situaciones.

–Le quitaste autoridad al jefe de la cocina; ahora no será visto del mismo modo y cualquiera podrá faltarle el respeto, porque él no puede golpear a quien se lo tenga ganado.

–¡No debería poder golpear a los sirvientes!

–¿Otra vez con esa actitud? Reign, tú eres nadie aquí dentro, y sermoneando a Season lo convertiste en un nadie más nadie que tú. Si él golpea a un sirviente es tema suyo, a ti no te incumbe. Esta no es tu gente, es mía; yo les pago y yo digo qué se hace con ellos y qué no.

Ahora sí bajé la cabeza, pero no por obediencia o vergüenza, sino para que no me viera apretar los dientes con rabia. Para él, éramos su propiedad: los sirvientes, yo, todos. Nos poseía y haría con nosotros lo que se le antojara, estuviera bien o mal.

Los sirvientes se acercaron a dejar los platos en la mesa, pero mi padre alzó su mano para detener al que estaba junto a mí.

–Reign no tiene hambre hoy, así que ya está por irse a dormir.

–Sí, milord –dijo él y se retiró.

Miré a mi padre a los ojos y él me devolvió una mirada curiosa, preguntándose si era yo tan idiota como para realmente desafiarlo. Me levanté, rindiéndome, pero arrojando mi servilleta a la mesa sin cuidado. Sí, me iba, pero enfadado, y quería que estuviera claro. Mi madre se regodeó en el espectáculo, pero mis hermanos se mantuvieron en silencio. Crown me miró mientras me alejaba y me pregunté si acaso él se habría encerrado en su interior con tanta saña porque no aguantaba a nuestra familia ya más.

Me acosté, pero no pude escapar de los ojos grises de mi padre que me miraban con altanería desde el rincón más oscuro de mi mente. Lo odiaba cada día un poco más y, lo que era peor, con más motivos. Tuve que recordarme que no quería luchar, que no era lo que había decidido, y que todo pronto se ordenaría.

Cuando Path llegó, fingí estar dormido. No supe por qué, tal vez inclusive me hubiese hecho bien poder expresar todo mi enojo con alguien que no me juzgara, pero ni aún reconsiderándolo lo hice. Path se quitó sus botas y se acostó en mi cama, en el espacio que le dejé libre. Se esforzó por no tocarme para no despertarme, pero luego de terminar de acomodarse, comenzó a cantar en voz baja:

I asked the gods for something to be in love, and they sent you to be my white sparkling dove…

Nunca lo había oído cantar, aunque usualmente tarareaba lo que entendí que era la melodía de esa canción infantil. Me dejé arrullar por su voz y finalmente me dormí.

Al conocer al grupo rebelde de Star, mi imagen de las guerras de Last se había vuelto difusa y ya no había vuelto a soñar que participaba en ellas. Pero ahora, lleno de rabia y con la voz de Path azuzándome como un abanico al fuego, lentamente mi miedo comenzó a transformarse, y mis sueños nuevamente se llenaron de rebeldía y victoria.

—————————-

Capítulo siguiente: https://lacatedraldelassilfides.wordpress.com/2016/04/14/revolucion-reign-principe-capitulo-7/

Advertisements

2 thoughts on “Revolución Reign: Príncipe – Capítulo 6

  1. Pingback: Revolución Reign: Príncipe – Capítulo 5 | La Catedral de las Sílfides

  2. Pingback: Revolución Reign: Príncipe – Capítulo 7 | La Catedral de las Sílfides

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s