La Catedral de las Sílfides

siéntate a oír las historias del viento

Cómo hacer de tu manuscrito un libro – 3: Personas importantes

Leave a comment

Saludos, lectores, y bienvenidos a la tercera parte de este curso. Antes que nada quiero disculparme por la tardanza en comenzar a trabajar en esta entrega; he estado preparando las clases (las físicas, no virtuales) que daré este año. Cuando tenga todo terminado les estaré comentando en detalle de qué tratan junto a otro par de proyectos que tengo en mente.

Esta vez el tema son todas aquellas personas, algunas indispensables, otras no tanto, pero todas muy útiles, que hacen a un libro. Sí, luego de unos años uno se da cuenta que el escritor es sólo la excusa para reunir a un dedicado equipo de trabajo (y muy dedicado, siendo que la mayoría de estas personas de las que hablaré suelen hacer su trabajo sin cobrar ni rechistar).

Comencemos con aquellos trabajos más rápidos de describir (aunque no por ello más fáciles de hacer):

 

Editor:

Ya muy hablado en las clases anteriores, tu editor (o editora) es el director de orquesta de tu libro ni bien llegue éste a una editorial. Por lo general es esta trabajadora persona quien se ocupará de contactar con la imprenta, los diseñadores, el correo (en caso de que haya que enviarte algo), el departamento de legales, etc. Según la editorial podrás tener contacto directo con todas esas otras personas o no (en algunos casos prefieren que sea algo indirecto, para lo que estará siempre presente tu editor para hacer de nexo).

En caso de escritores profesionales, que saben esto mejor que yo pero lo digo para los curiosos, los editores se ocupan también de corregir los libros, criticar las tramas, etc. Un editor puede incluso hacer que un escritor quite una parte del libro si considera que no venderá. Pero todo esto depende del contrato con la editorial que hayan hecho, lo que veremos en una clase futura.

 

Artistas:

Refiriéndome desde a dibujantes hasta a diseñadores gráficos, los artistas tienen mucho que aportar. La portada, el diseño interior, las tarjetas de presentación a la presentación del libro (algunas editoriales las entregan junto a otras piezas de marketing), etc.

En mi caso, con lo perfeccionista y molesta que soy, decidí hacer yo la mayoría de mis diseños o contratar por mi cuenta a ciertas personas de las que me gustaba su arte y consideraba coherente con el estilo del libro en cuestión. Pueden hacer eso también, como vimos en la clase anterior, y ser tan cascarrabias como quieran.

Recomiendo si van a contratar a alguien que boceten lo que quieren y sean claros con los detalles que para ustedes son importantes que estén o brillen por su ausencia. Si tienen dudas, piensen bien qué quieren antes de volver locos a sus artistas (o confíen en su buen juicio y pídanle un par de opciones de las cuales elegir). Créanme, no quieren a un artista que abandone a mitad de camino, que les cobre locuras porque no lo dejaron dormir, o que finalmente les entregue un diseño que no les gusta y no les dé la opción de seguir arreglándolo. Dinero, tiempo y felicidad tirados al tacho.

 

Lectores de prueba:

También conocidos como lectores beta, muchos no los utilizan, porque o no saben que existe tal trabajo o porque subestiman su importancia.

Lo que estas personas hacen es leer nuestro libro antes que nadie más. Algunos lectores de prueba leen el libro cuando ya está terminado y dan su opinión sobre distintos aspectos, otros (como en mi caso) leen capítulo a capítulo a medida que uno va trabajando. La ventaja de esto último es que pueden marcarte errores o situaciones que te hagan cambiar radicalmente el rumbo al que vas (lo que sería trágico si ocurriera cuando el libro ya está “terminado”), pero la desventaja es que deben leer al ritmo en el que escribes y, en muchos casos, leer varias veces el libro completo a medida que va pasando de primer borrador a segundo, tercero, quincuagésimo, etc.

Para conseguir lectores hay dos opciones: la primera es pedir a amigos y familiares. Tal vez a algún profesor, persona que tenga su respeto u otro escritor. En estos casos debes ser muy precavido porque los betas entrarán y saldrán de tu vida como abejas de su panal. Puede que no te guste cómo te corrige, que no te sirva, que sea muy lento o cualquier otra cosa, y es difícil hacerle saber a un ser querido que está despedido.

Para evitar situaciones incómodas, yo soy muy clara con lo que quiero desde un primer momento y digo de manera frontal que estoy buscando lectores de prueba, no fans, por lo que si la corrección no me resulta útil, quien la haya hecho tendrá que esperar a que el libro sea publicado para continuar leyendo.

La otra opción es buscar gente en internet que quiera hacer de lector beta. Puedes encontrar gente muy respetable y que haga un excelente trabajo, dado que le resultará (o debería, al menos) más fácil hacerte una crítica gracias a que no hay una amistad por arruinar. El problema es que es difícil hacer entender a extraños cuán importante es el libro para el autor y puede que no pongan el esfuerzo que consideras necesario. Esto podría arreglarse pidiendo ayuda a otros escritores, pero he vivido la experiencia y muchos pasan por su propio juicio de escritor lo que están leyendo, dificultando que lo vean como lectores y dándoles una crítica que no les va a servir de nada porque, gracias a los dioses viejos y los nuevos, todos tenemos estilos diferentes. Pueden aun así intentarlo si gustan, no perderán nada y si el escritor al que buscan logra hacer de lector, será un beta fantástico.

Es importante que tengan en claro que no le deben nada a nadie y que si la relación con su lector de prueba no funciona como lo desean, lo pueden (y sanamente deben) dejar ir. Por otro lado, es de vital importancia que entiendan que el trabajo de beta es un TRABAJO, con todas las letras (y casi nunca es pago). Lleva tiempo, paciencia y dedicación. Los escritores estamos muy enamorados de nuestros trabajos y a veces nos cuesta aceptar críticas, por lo que podemos ser muy difíciles de abordar. Si deciden terminar la relación laboral con un lector de prueba, sean amables siempre. Agradezcan el servicio prestado, agradezcan las críticas hechas (les hayan parecido apropiadas o no) y salgan de la habitación luego de haber dado un cálido apretón de manos.

Para no irme de tema, he decidido que haré otra entrada (a modo de apéndice) para ampliar el trabajo de los lectores de prueba, así pueden ustedes comprender mejor cómo trabajar con ellos y enseñarles a ellos a trabajar mejor con ustedes. Espérenla pronto.

 

Corrector:

El lector de prueba leerá sus libros y les indicará qué cosas le han gustado, cuáles le hacen ruido, qué diálogo cree que se podría mejorar y en qué parte se nota que están forzando ese romance entre la protagonista y el dios nórdico.

El corrector, por otro lado, apuntará a los detalles. Gramática, ortografía, ortotipografía, estilo, coherencia, etc. Un corrector hará una lectura lenta y profunda buscando que no se le escape nada (no esperen infalibles, a todo ser humano se le pasan cosas). Estas personas cobrarán por su trabajo (o deberían, al menos), porque es algo que puede tomar hasta meses (según la extensión del libro).

Como dije en clases previas, si cuidan de tener la mejor escritura posible, este servicio les saldrá más barato, así que no subestimen la importancia de estudiar la lengua en la que escriben.

Algunas editoriales ofrecen un sistema de corrección (a veces cobrando el servicio aparte), por lo que recomiendo preguntar. Puede ocurrir que ellos no tengan un corrector contratado, pero podrán facilitarles varios contactos. Recomiendo que escriban a cada uno y vean cuál les resulta más simpático y trabajador, ya que le estarán viendo la cara por bastante tiempo.

Como pista, un corrector que sepa lo que está haciendo les pedirá un fragmento de su trabajo antes de darles un presupuesto, para que ustedes vean cómo trabajan y para ellos hacerse una idea de cuánta ayuda necesitan sus textos.

 

Traductor:

En caso de que deseen llevar su libro a otro idioma, puede que acaben trabajando con uno de éstos. Son muy similares a los correctores en lo que respecta a la cantidad de tiempo que toma hacer el trabajo y el hecho de que cobran según la extensión del texto.

Por favor corrijan sus textos a fondos o contraten a un corrector profesional antes de enviar su manuscrito a un traductor. Ahórrenle a esta pobre persona el sufrimiento de tener que trabajar con un texto mal escrito y sálvense a ustedes mismos de tener una mala traducción causada por frases o palabras inteligibles.

 

Asistente:

Del que voy a hablar no es el asistente que te alcanza las lapiceras o te hace té mientras trabajas (aunque amaría tener uno de esos). Los brainstorming assistants, asistentes de brainstorming, o simplemente asistentes de lluvia de ideas, son quienes saben tanto del libro como tú y posiblemente podrían terminarlo en tu nombre.

Su trabajo es estar en los detalles, conocer la lógica que opera en el mundo que creaste para tu libro y a todos quienes habitan en él. Ellos te ayudarán a resolver agujeros en la trama, a armar la extravagante sociedad extraterrestre que tu protagonista visitará en su viaje espacial, a decidir cuáles países son mejores para desatar esa guerra sangrienta sobre la que quieres escribir y a descubrir la mejor forma de hacer que la muerte de ese haga llorar a todos tus lectores (si dicho personaje es un perro, la tendrán fácil).

Recomiendo que esta persona sea muy cercana y ame tanto sus libros como ustedes, porque debe estar dispuesto a pasar horas de su tiempo libre charlando sobre la historia y todos sus detalles.

No olviden llevarse a este sujeto a su gira mundial cuando se vuelvan famosos.

 

Escritor fantasma:

¡Y el último de la lista! El escritor fantasma (o ghost writer en inglés, idioma en el que este término está más popularizado) es a quien recurrirán en caso de que no se vean capaces de escribir sus propias historias.

Puede que se deba a que no tienen una buena ortografía, a que no saben escribir una novela, a que no les guste su estilo para el tema que eligieron o a que tengan alguna discapacidad física que les impida escribir. El escritor fantasma escuchará la historia que desean contar y la escribirá por ustedes.

No hay vergüenza en utilizar un escritor fantasma, así que no duden en contratar los servicios de uno si lo necesitan. Grandes escritores de todos los tiempos han trabajado en colaboración con uno (incluso Alejandro Dumas tuvo un compañero que fue quien lo llevó a su gloria) y obras magníficas han salido de esa sociedad.

Usualmente el escritor trabaja por hora, frase o palabra, igual que un corrector o traductor, y no recibe tanto crédito como el autor. Alguno puede ser citado como co-autor, pero en general se mantienen en el anonimato, lo cual me provoca una gran tristeza.

¡Den crédito a quienes trabajan con ustedes!

 

Y esto es todo. Sin links ni imágenes adornando la página esta vez.

Espero les haya gustado la entrada y les resultara útil. Síganme si desean recibir notificaciones cada vez que subo algo y no olviden volver para la nota sobre lectores de prueba y la cuarta clase de este curso (además de mis escritos tradicionales que también estaré subiendo como siempre).

¡Cariños a todos y gracias por leerme!

Ancient Forest

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s