La Catedral de las Sílfides

siéntate a oír las historias del viento

Sueño: De ambos lados de la reja

Leave a comment

Anoche, morí. Varias personas murieron conmigo, pero no recuerdo bien por qué fue. Nada traumático sin duda, algo suave, como un sueño. Desperté varias horas (o tal vez un día o dos) más tarde, en el asiento del auto estacionado frente a casa. Mi último recuerdo no correspondía con estar en el auto y algunas personas que fallecieron conmigo tenían algunos recuerdos aún más actuales.

Noté entonces que no estaba realmente muerta y ninguno de los otros lo estaba tampoco. No puedo decir que me indigné, pero sin duda me resultó extraño. Caminé por el sendero de ladrillos color crema preguntándome qué había ocurrido hasta que finalmente llegué a la reconocida pequeña reja. Era metálica, negra y de apenas un metro de alto; encerraba todo un misterioso lugar y nadie se atrevía a cruzarla ni para entrar ni para salir.

Respeté la autoridad de la reja y caminé hasta llegar junto a un bello árbol con vestiduras de primavera. Allí estaba el desvencijado portón cuidadosamente cerrado. Lo abrí, lo crucé y entré.

El reino de la Muerte era muy distinto a como lo recordaba. Todo florido y con cuervos de apariencia humana haciendo los preparativos para la “vida” día a día. Muchas almas me miraron con curiosidad, notando mi olor a ser vivo, aunque ellos para nada olían diferente a mí. Ante una mirada seria del cuervo, volvían a sus tareas.

Cuando llegué a un pequeño pueblo lleno de vitalidad construido en madera y piedra, un joven me interceptó. Sin duda era otro que estaba a cargo allí. Pregunté qué había ocurrido con Muerte y dónde había estado cuando mi alma estuvo buscando su servicio.

Me respondió que habían pasado varios días sin verlo y que regresaría tarde o temprano, sin darle mayor importancia. Me hizo una seña invitándome a volver por donde había venido y no tuve más opción que obedecer.

“¡Y cierra el portón al salir!” me gritó cuando me hube alejado.

“¡Ja!” me dije a mí misma; “No sé para qué, nadie se ha de querer ir. No me parece tan difícil saltar esa miserable reja.”

Soñado la madrugada del 06-01-12

~Ancient Forest

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s