La Catedral de las Sílfides

Ven a oír las historias del viento

Seres del mal

1 Comment

Llegaba temprano a mi trabajo en aquella pequeña taberna en un cruce de caminos. El lugar es concurrido y los ruidos chirriantes y colores que dañan la vista lo hacen ideal para niños. A pesar de eso, es un sitio tranquilo en el torrente de caos, un sitio donde no están permitidos los borrachos refunfuñadores ni las prostitutas con diccionarios de marinero.

Ese día todo estaba tranquilo, pero había una maldad moviéndose socarronamente. Miré alrededor con desconfianza: todo parecía en orden, pero no podía escapárseme esa sensación tan intensa. La comida de colores, los olores intensos, mi tonel de agua pura… hasta el espectro in-exorcizable sigue allí.

Y de pronto lo veo: un segundo espectro, sentado en la barra con actitud sobradora. Se sonríen con el primero de un lado al otro de la taberna. Se coquetean y escupen a los clientes como parte de su cortejo. Insultan en frente de los niños en idiomas que no conocen las palabras buenas.

Me estremezco y me giro a mi compañera, exigiendo una explicación.

-¡Ah! –Exclama con una sonrisa que le achina los ojos-. Es que yo invoqué al primer espectro.

-Ajá… ¿y?

-Y como no se iba, bueno… -y rió tontamente.

Aún hoy día sigo preguntándome por qué invocó al segundo. ¿Se sentiría solo nuestro ser del mal? ¿Lo angustiaría no tener una compañera con la que maldecir? Cada mañana que entro en la taberna los veo, saludo y alimento. Se abusan de nuestra ignorancia para exorcizarlos, así como se abusaron del espíritu inocente de mi compañera para lograr entrar en nuestro mundo protegido.

Son seres del mal, te digo…

—————————————————–

¡Saludos, queridos lectores! Espero hayan disfrutado la pequeña entrada. Esta vez la historia está ubicada en mi actual lugar del trabajo, un puesto de golosinas y juguetes en un shopping; y va dedicada a mi compañera, sin la cual esta historia nunca habría nacido.

Caro, colega, si algún día ves esto, por favor, explícame: ¿por qué inflaste el segundo globo si sabías que el primero no se vendía?

~Ancient Forest

Advertisements

One thought on “Seres del mal

  1. Pingback: ¿Qué necesito antes de empezar a escribir? – Las tres I | La Catedral de las Sílfides

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s