La Catedral de las Sílfides

Ven a oír las historias del viento

El Viaje del Viento / Ráfaga de Música

1 Comment

¡Saludos queridos seguidores! Sé que ha estado muy abandonada esta página, pero es porque estoy trabajando incansablemente en la novela que deseo pronto poder publicar, además de otros proyectos de escritura. Si quieren conocer uno de ellos, pueden hacerlo en www.fragmentosdehistoriaperdida.wordpress.com

Paso fugazmente a dejarles uno de los textos que más me ha gustado de lo que he escrito.La historia surgió en un momento de inspiración en un viaje a Junín de los Andes que realicé en el 2007, y fue el primero de una serie de eventos que terminó por cambiar mi vida durante dicho viaje.

¡Disfruten la lectura!

———————————————

Hace muchos años, el viento era sólo uno. Sí, sólo uno. Si querías viento, debías salir a buscarlo; mirar aquí y allí, en cada rincón, debajo de cada montaña y detrás de cualquier roca, en todos lados podía estar.

Cuando el viento no estaba en sus viajes, en los que arrastraba hojas y arena o polen y lluvia, descansaba en algún silencioso lugar al que todos los seres vivos acudían, para oírlo cantar. Su voz era dulce; su mirada, pacífica; y su figura, bellísima. Sólo sus conciertos se oían durante horas y hasta días. Nadie se atrevía a interrumpir su magnífica música, no por temor a su cólera, sino a la de los oyentes a los que sólo les importaba oír y oír durante cualquier tiempo, porque nada era más importante.

Las plantas eran las favoritas del viento, pero principalmente los árboles, ya que eran, y aún lo son, sus más fervientes admiradores. Habían aprendido a caminar sólo para escuchar su música; se movían lenta pero decididamente. No se permitían faltar ni a un solo concierto. Muchos morían en el camino, se aventuraban en campañas que sabían que sus frágiles y leñosos cuerpos no resistirían; pero cualquier precio era aceptable, cualquier precio era justo.

Hasta que un muy esperado día, el viento simplemente se hartó. Su translúcido y bondadoso corazón no toleraba más sufrimiento ni más muertes. Llorando de dolor, pero felizmente orgulloso de sí mismo, dividió su alma, para que no haya uno, ni dos, sino miles de vientos en todos lados, donde todos puedan oírlo cantar sin necesidad de someterse a viajes suicidas.

Las plantas entonces pasaron de admiración a un amor apasionado en el que se inclinaban antes el viento cada vez que lo veían pasar, venerándolo por el enorme sacrificio que había hecho por ellas.

Y por un incontable tiempo fue así, el viento pasaba, las plantas se inclinaban, él cantaba, ellas eran felices. Pero llegó el día en el que una nueva raza apareció, una que no sólo había perdido la capacidad de amar y admirar al viento, sino que, también, era capaz de crear máquinas que hicieran ruido por ellos durante todo el día y nunca les molestaban las asombradas miradas y los furiosos murmullos que, aquellos que oían los conciertos, emitían. Ensordecieron a tal punto de creerse los únicos que se comunicaban, los únicos con un lenguaje. No lo escuchan, no lo reverencian, no lo aman.

Espero este cuento te acompañe siempre y represente cada momento en el que lo amaste; pero si nunca tuviste ese sentimiento, aprovecha a buscarlo cada vez que una ráfaga de viento te despeine. Por el contrario, si no te interesa tenerlo, guarda silencio cuando sientas al viento pasar y tengas una planta cerca, respeta su amorosa relación; y si no hay flora a tu alrededor, igual quédate callado, porque ese magnífico y etéreo ser, te está dedicando su amor.

Advertisements

One thought on “El Viaje del Viento / Ráfaga de Música

  1. Y todos los patagónicos mencionamos al VIENTO! Qué hermoso Priscilla, me encantó 🙂

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s